Financiación: anuncian el armado del Comité del Fondo Pesquero

Se trata del organismo que servirá para canalizar asistencia crediticia al sector. Persisten las dudas entre los armadores y empresarios.

La Subsecretaría de Pesca de la Nación anunció que fue conformado el Comité del Fondo de Asistencia Financiera para la Actividad Pesquera y su reglamento, última instancia de cara a la instrumentación de una asistencia financiera al sector.
Ayer asumieron formalmente como miembros del Cómite el subsecretario de Pesca, Tomás Gerpe, Adrián Cosentino y Ernesto Ambrosetti, por parte de Hacienda y el Ministerio de Agroindustria de Nación.

A ellos se sumaron por Provincia de Buenos Aires Miguel Tezanos Pinto, subsecretario bonaerense de Agricultura, Ganadería y Pesca; y Miguel Dobarro, director de Pesca en el ámbito bonaerense.

Según pudo saber Pescare.com.ar, aún no fue confirmado el representante del sector privado en el espacio. Mariano González, asesor de Cafrexport, era el candidato a ocupar esa silla.

Disponibilidad del dinero

Durante el encuentro también se definieron los términos y condiciones financieras que se aplicarán sobre la línea de financiamiento no bancaria que ofrece el fideicomiso.

Tampoco trascendieron mayores detalles al respecto. Días atrás se habló de un fondo compuesto por 200 millones aportados por el del Ministerio de Hacienda de la Nación, pero en las cámaras empresarias muestran escepticismo.

“La plata todavía no está. Hasta que no veamos los papeles no tendremos confirmaciones de los montos disponibles”, expresó una fuente ligada a los armadores.

De acuerdo a lo informado por Pesca, la asistencia tiene como objetivo las pymes radicadas en la provincia de Buenos Aires. Buscan limar los costos financieros y atenuar el impacto de la crisis económica que atraviesan esos segmentos.

Fundamentalmente está pensado para la compra de combustible y capital de trabajo en los sectores costeros y pymes. En el caso de las lanchas, se instrumentará mediante Coomarpes.

“Esta reducción en los costos financieros es clave para mejorar la competitividad del sector, en especial la de las empresas más pequeñas”, sostuvo Gerpe.

Ver también Mejorar la competitividad de la industria requiere de más y mejores herramientas

Pactar Pesca

La instrumentación de la tarjeta Pactar Pesca es otra de las herramientas complementarias que surgió del acuerdo entre armadores y autoridades luego de varios cortocircuitos, pero también presenta trabas.

Son pocos los comercios que se adhirieron hasta acá, sólo los ligados a la comercialización de combustible, con una tasa de interés del 15 por ciento anual.

Por otra parte, los armadores están buscando la eliminación de impuestos y gravámenes que pesan sobre el costo final del gasoil. Sus representantes mantuvieron reuniones con autoridades de Afip, Ypf, el Ministerio de Energía; por ahora sin resultados palpables.

“Nuestros buques cuentan con las condiciones técnicas”

Desde la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera fijaron su postura ante las críticas por el estado de los barcos. Plantearon que “la actividad pesquera sigue siendo una ocupación que conlleva riesgos”.

Mientras los reclamos y las advertencias respecto a las condiciones en que se encuentran los barcos se repi-ten tras el hundimiento del “Repunte”, desde la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera se refirieron a la situación aseguraron que sus buques “cuentan con las condiciones técnicas y todos los elementos de seguridad” y sostuvieron que “todos los días” renuevan el “compromiso por reducir los riesgos operativos”.
Desde la cámara empresaria remarcaron que ante la inquietud planteada “por una parte de la comunidad portuaria y compartiendo la sensibilidad que genera el tema” quisieron “dejar en claro” que sus buques “cuentan con las condiciones técnicas y todos los elementos de seguridad exigidos por la Prefectura Naval Argentina para poder navegar en forma segura”.
La Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera reúne actualmente a unos 60 barcos que en su mayoría trabajan desde el puerto de Mar del Plata. Y en este marco, sostuvieron que estas embarcaciones “son so-metidas regularmente a inspecciones específicas en forma rutinaria y extraordinaria” y plantearon que “cada trámite es necesario para mantener y renovar los certificados de seguridad de la navegación que extiende la fuerza como autoridad de aplicación”.
De esta manera, enumeraron que, ente otras cuestiones, los controles se enfocan sobre el estado de las es-tructuras, las condiciones de estabilidad, motores, las instalaciones eléctricas, el instrumental de a bordo y la disponibilidad de los elementos de armamento que, entre otras cosas, son para actuar ante eventuales emergencias como balsa salvavidas, chalecos salvavidas, matafuegos, elementos de lucha contra incendios, maniobra de hombre al agua, etcétera.
Por otra parte, aseguraron que “se revisan periódicamente los dispositivos de fondeo, de amarre y de re-molque en sintonía con las características y clase de navegación que llevamos adelante”.
Por fuera de los controles y los cumplimientos de las medidas de seguridad, desde la cámara apuntaron que “tal como lo determina la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la actividad pesquera ha sido y sigue siendo una ocupación que conlleva riesgos”.
En este marco, afirmaron “todos los días renovar el compromiso por extremar las medidas de seguridad y reducir los riesgos operativos” y remarcaron que eso “involucra constantes tareas de mantenimiento, las cuales pese a las dificultades económicas del último tiempo, siempre hemos llevado adelante con mucho esfuerzo”. Por eso, sostuvieron estar convencidos “de que esos riesgos inherentes a la actividad pueden ser atenuados con el apego a las normas, la incorporación de tecnología y la continua capacitación de nuestros tripulantes”.

Un lúcido análisis del presidente de la fundación nuestromar sobre el siniestro de las plantas pesqueras

Daniel Molina Carranza relata el momento previo a los siniestros y explica por qué las inversiones estarán demoradas si no se regresa a la paz social y laboral.

Agradezco la oportunidad brindada por los responsables del sitio Mar y Pesca Noticias Patagónicas de po-sibilitarme recordar y dar mi evaluación sobre los desgraciados hechos del incendio de las plantas pesqueras de Puerto Deseado a 10 años de ocurrido. Toda esa barbarie fue un golpe terrible para Puerto Deseado y un punto de inflexión para quienes querían invertir en la pesca Santacruceña y decidieron no hacerlo.

Antes que nada quiero recordar la locura incendiaria y destructiva de los actores y las presuntas razones, para tratar de entender el porque lo hicieron y el daño irreparable provocado a Puerto Deseado.

Los manifestantes de la Agrupación Marineros Santacruceños y la filial local del SOMU Sindicato de Obreros Marítimos Unidos, reclamaban por no pagar el Impuesto a las Ganancias y por estar en desacuerdo con el Convenio firmado por su Gremio y la Cámara de Pesqueros Congeladores.

Iniciaron su periplo destructivo por la Municipalidad Deseadense y al no tener una repuesta por ellos espe-rada de la Intendencia, iniciaron los destrozos en la municipalidad y se dirigieron posteriormente al Parque Industrial Pesquero donde prendieron fuego al menos a siete plantas y produjeron destrozos en todo o que encontraron en su camino

Como resultado del vandalismo de los marineros se produjeron pérdidas millonarias en dólares, cientos de trabajadores se quedaron sin su fuente laboral, se cerraron comercios y mucha gente emigró de la ciudad. Se perdieron más de 600 toneladas de pescado y marisco congelado listo a exportar.

La provincia gobernada en ese momento por Peralta no supo reaccionar a tiempo y cuando decidieron in-tervenir ya el daño estaba producido

La justicia más tardía aun confirmó por probado los delitos de violación de domicilio reiterado en siete oportunidades, daño agravado, amenaza coercitiva en perjuicio del personal de las plantas y coacción agra-vada a integrantes del poder público, pero no proceso a nadie.

El gobierno nacional por medio del Jefe de gabinete consideró inadmisible los hechos de violencia pero considero necesario entrar en un terreno de dialogo.

Resultado todo sigue impune habiendo transcurridos diez años y Deseado nunca pudo recuperarse de se-mejante perdida.

Uno de los marineros argumentó que los empresarios no se hagan las víctimas todo estaba asegurado, como si el dudoso resarcimiento económico justificara el daño cometido.

Hasta el gobierno de España intervino solicitando a las autoridades argentinas que adoptara las medidas para poner fin a la violencia.

En el año 2007 el sector pesquero enfrentaba una de sus peores crisis económicas

y pese a los cambios motivados por la devaluaciones se encontraba en una situación similar al 2001.

La industria pesquera distribuía en sueldos y cargas sociales el 50% de los ingresos por ventas. CAPECA y el SOMU habían firmado un Convenio por tres años de vigencia, con el resto de los gremios se había llegado a acuerdos similares. Existía un marco de acuerdo en el sector. Recordemos que en ese momento estaban vigentes las retenciones a las exportaciones y el precio del calamar estaba en sus registros más bajos.

Entonces¿ porque los marineros de las agrupaciones en rebeldía decidieron actuar de esta manera en un momento en que peligraban las fuentes de trabajo?

Sin duda alguna por problemas internos de los gremios y por la pelea política por el manejo de las delega-ciones santacruceñas.

Resumiendo creo que debemos aprender de esta dura lección que no se puede regresar a la barbarie a y a la destrucción de las fuentes de trabajo.

Sin tranquilidad social nadie va a invertir en una Provincia que necesita generar puestos de trabajo legítimos, dado que la mayoría vive de las empobrecidas arcas del estado provincial.

De nada sirve las visitas de los políticos y sus fotografiadas reuniones preocupándose por la problemática pesquera, si no se regresa a la paz social y laboral para que quien quiera invertir encuentre un campo propicio para su trabajo.

Cap. Daniel Molina Carranza

Perito Naval y Pesquero

Financiación: anuncian el armado del Comité del Fondo Pesquero

Se trata del organismo que servirá para canalizar asistencia crediticia al sector. Persisten las dudas entre los armadores y empresarios.

La Subsecretaría de Pesca de la Nación anunció que fue conformado el Comité del Fondo de Asistencia Fi-nanciera para la Actividad Pesquera y su reglamento, última instancia de cara a la instrumentación de una asistencia financiera al sector.
Ayer asumieron formalmente como miembros del Cómite el subsecretario de Pesca, Tomás Gerpe, Adrián Cosentino y Ernesto Ambrosetti, por parte de Hacienda y el Ministerio de Agroindustria de Nación.

A ellos se sumaron por Provincia de Buenos Aires Miguel Tezanos Pinto, subsecretario bonaerense de Agri-cultura, Ganadería y Pesca; y Miguel Dobarro, director de Pesca en el ámbito bonaerense.

Según pudo saber Pescare.com.ar, aún no fue confirmado el representante del sector privado en el espacio. Mariano González, asesor de Cafrexport, era el candidato a ocupar esa silla.

Disponibilidad del dinero

Durante el encuentro también se definieron los términos y condiciones financieras que se aplicarán sobre la línea de financiamiento no bancaria que ofrece el fideicomiso.

Tampoco trascendieron mayores detalles al respecto. Días atrás se habló de un fondo compuesto por 200 millones aportados por el del Ministerio de Hacienda de la Nación, pero en las cámaras empresarias muestran escepticismo.

“La plata todavía no está. Hasta que no veamos los papeles no tendremos confirmaciones de los montos disponibles”, expresó una fuente ligada a los armadores.

De acuerdo a lo informado por Pesca, la asistencia tiene como objetivo las pymes radicadas en la provincia de Buenos Aires. Buscan limar los costos financieros y atenuar el impacto de la crisis económica que atraviesan esos segmentos.

Fundamentalmente está pensado para la compra de combustible y capital de trabajo en los sectores costeros y pymes. En el caso de las lanchas, se instrumentará mediante Coomarpes.

“Esta reducción en los costos financieros es clave para mejorar la competitividad del sector, en especial la de las empresas más pequeñas”, sostuvo Gerpe.

Ver también Mejorar la competitividad de la industria requiere de más y mejores herramientas

Pactar Pesca

La instrumentación de la tarjeta Pactar Pesca es otra de las herramientas complementarias que surgió del acuerdo entre armadores y autoridades luego de varios cortocircuitos, pero también presenta trabas.

Son pocos los comercios que se adhirieron hasta acá, sólo los ligados a la comercialización de combustible, con una tasa de interés del 15 por ciento anual.

Por otra parte, los armadores están buscando la eliminación de impuestos y gravámenes que pesan sobre el costo final del gasoil. Sus representantes mantuvieron reuniones con autoridades de Afip, Ypf, el Ministerio de Energía; por ahora sin resultados palpables.

Secretario de Pesca “aconseja” a Linares

El funcionario sostuvo que “en Comodoro Rivadavia el sector merluzero no está pasando por un buen mo-mento y que por eso “es necesario que el municipio deje de cobrar ese canon”.

El secretario de Pesca, Adrián Awstin, le solicitó al intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, que derogue la tasa de abastecimiento que la Municipalidad le cobra a los barcos pesqueros para poder sostener la industria y los puestos de trabajo.
El funcionario provincial se refirió al tema ayer al participar junto al gobernador Mario Das Neves del acto de firma de convenios de cooperación y asistencia para el sector pesquero entre distintos organismos pro-vinciales y entidades.

TASA DISTORSIVA
En ese sentido, aseguró que “en Comodoro Rivadavia el sector merluzero no está pasando por un buen momento, para lo cual públicamente le vamos a pedir al intendente Carlos Linares que deje de percibir o derogue la tasa de abastecimiento que tiene ese municipio que es la única ciudad en toda la provincia que la percibe”.
Sostuvo que el municipio “cobra 10.000 pesos por cada camión de langostinos que ingresa a la ciudad jus-tamente para darle mano de obra a los vecinos de Comodoro Rivadavia”.
“Creemos que tenemos que enmendar ese tema. Todos los empresarios le han mandado las notas formales a Linares para que esto deje de suceder”, insistió el funcionario.
Awstin indicó que el intendente de Comodoro “le ha dado mucha más importancia a los plazos fijos que puede llevar adelante el municipio que a la mano de obra de sus propios vecinos”.
En este marco detalló que “solicité que se deje percibir una tasa absolutamente distorsiva que es la tasa de abastecimiento”.
Específicamente “estamos hablando del langostino que sale de Camarones y viaja a Comodoro solamente a los fines de ser procesado por vecinos y empresarios de esa ciudad” y en este caso “le cobran 10.000 pesos a cada camión que ingresa y esto es absolutamente distorsivo”.
Afirmó que “en Rawson no se cobra y en Puerto Madryn se cobran 267 pesos; por lo tanto queda en evidencia que está creado al solo efecto de recaudar por parte del municipio de Comodoro. Por eso le pedimos a Linares que aunque sea por el tiempo que dure esta crisis, deje de percibirla y suelte un poco el cuello de algunos empresarios”.
“Nos parece ilógico que desde el Estado se empuje a una empresa a la quiebra cuando nuestra obligación es sostenerla”, sostuvo Awstin.

ACCIONES CONCRETAS
“El mensaje es claro. Nosotros venimos desde enero con el gobierno provincial discutiendo ante el gobierno nacional y aún no hemos tenido una respuesta satisfactoria, solicitando acciones concretas para apoyar la industria merluzera, que en este caso es la más débil del eslabón de la cadena de la pesca».
El secretario aseguró que la industria merluzera «deja en la ciudad de Comodoro mucho empleo, por lo tanto estamos preocupados de que alguna de esas empresas empiece a pasar por algún mal momento, como ya ha sucedido en otras ocasiones, y tengamos gomas prendidas fuego o cortes de ruta. Nosotros, como siempre nos pide el gobernador, nos debemos anticipar a los problemas, no podemos salir a correr para apagar el incendio».
Por eso «estamos viendo desde el gobierno provincial cómo colaboramos con estos empresarios, y le pedi-mos lo mismo al intendente Linares: que también vea desde el municipio cómo colabora con estas empresas para evitar que alguna de ellas se caiga y deje de aportar mano de obra a los vecinos de Comodoro».

Buscan incentivar el desarrollo de la pesca en Chubut

El gobernador Mario Das Neves firmó ayer en Rawson convenios de colaboración mutua junto a represen-tantes de organismos provinciales y nacionales con el objetivo de propiciar el desarrollo de la actividad pesquera en la provincia.

Puntualmente se trata de un convenio de cooperación mutua entre el Instituto Provincial del Agua, la Se-cretaría de Pesca y el Ministerio de Ambiente y Control de Desarrollo Sustentable, un convenio marco de cooperación y asistencia para el desarrollo y control de la actividad de pesca deportiva en la provincia, un acuerdo de trabajo entre la Secretaría de Pesca y el Instituto de Desarrollo Costero y finalmente un convenio con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
En la ocasión el secretario de Pesca, Adrián Awstin, explicó que «en un contexto nacional difícil, al que no escapa la provincia del Chubut, el gobernador Mario Das Neves nos instruye permanentemente para opti-mizar los recursos del Estado y en este caso estamos haciendo justamente eso gastando el dinero en forma correcta apoyando las tareas que realiza la Secretaría de Pesca».
«Estamos trabajando en conjunto con los centros de investigación apostando al futuro de la pesca, porque no es sólo langostinos, sino que también estamos trabajando de forma mancomunada con la Secretaría de Ciencia para innovar, aprovechando el personal de distintas áreas como Turismo para hacer cada día mejor nuestro trabajo y en ese camino estamos y lo estamos logrando», sostuvo el secretario de Pesca.

LOS CONVENIOS
Por el primero de los acuerdos de cooperación firmados ayer el Ministerio de Ambiente y Control de Desa-rrollo Sustentable se compromete a ceder por un plazo de dos años el bote modelo 1-89, con el motor Envi-rude 35, propiedad del Instituto Provincial del Agua para que sea utilizado por la Secretaría de Pesca.
El segundo de los convenios rubricados compromete por dos años al Ministerio de Turismo de la provincia y la Secretaría de Pesca a la colaboración mutua «con el fin de promover iniciativas orientadas a lograr el desarrollo sustentable y consolidación de la actividad de la pesca deportiva».
El tercero de ellos es para desarrollar en forma conjunta entre el Instituto de Desarrollo Costero depen-diente de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y la Secretaría de Pesca de la provincia «proyectos de evaluación, seguimiento y monitoreo de las pesquerías del Golfo San Jorge», además «pro-yectos de investigación y desarrollo de nuevas técnicas de cultivo de especies marinas». A su vez, las partes se comprometen a «participar de talleres, reuniones técnicas y consulta de expertos, en las que se procure asesoramiento en temas puntuales de administración pesquera y acuícolas» y por último a «llevar adelante programas de capacitación».
Por último, el cuarto de los convenios firmados involucra al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Secretaría de Pesca donde el órgano nacional se compromete a brindar asistencia técnica y llevar adelante un Plan de Trabajo específico incorporando protocolos que regulen la pesca artesanal.

Awstin: “Linares tiene que derogar la tasa de abastecimiento para poder sos-tener los empleos en la industria pesquera”

Sostuvo que “en Comodoro Rivadavia el sector merlucero no está pasando por un buen momento, por eso “es necesario que el municipio deje de cobrar ese canon”.

El secretario de Pesca, Adrián Awstin le solicitó al intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares que derogue la tasa de abastecimiento que la Municipalidad le cobra a los barcos pesqueros para poder sostener la industria y los puestos de trabajo.

El funcionario se refirió al tema este jueves al participar junto al gobernador Mario Das Neves del acto de firma de convenios de cooperación y asistencia para el sector pesquero entre distintos organismos provin-ciales y entidades.

Tasa distorsiva

En ese sentido aseguró que “en Comodoro Rivadavia el sector merlucero no está pasando por un buen mo-mento para lo cual públicamente le vamos a pedir al intendente Carlos Linares que deje de percibir o derogue la tasa de abastecimiento que tiene ese municipio que es la única ciudad en toda la provincia que la percibe”.

Sostuvo que el municipio “cobra 10.000 pesos por cada camión de langostinos que ingresa a la ciudad jus-tamente para darle mano de obra a los vecinos de Comodoro Rivadavia”.

“Creemos que tenemos que enmendar ese tema. Todos los empresarios le han mandado las notas formales a Linares para que esto deje de suceder”, insistió el funcionario.

Awstin indicó que el intendente de Comodoro “le ha dado mucha más importancia a los plazos fijos que puede llevar adelante el municipio que a la mano de obra de sus propios vecinos”.

En este marco detalló que “solicité que se deje percibir una tasa absolutamente distorsiva que es la tasa de abastecimiento”.

Específicamente “estamos hablando del langostino que sale de Camarones y viaja a Comodoro solamente a los fines de ser procesado por vecinos y empresarios de esa ciudad”, y en este caso “le cobran 10.000 pesos a cada camión que ingresa y esto es absolutamente distorsivo”.

Afirmó que “en Rawson no se cobra y en Puerto Madryn se cobran 267 pesos por lo tanto queda en evidencia que está creado al solo efecto de recaudar por parte del municipio de Comodoro, por eso le pedimos a Linares que aunque sea por el tiempo que dure esta crisis deje de percibirla y suelte un poco el cuello de algunos empresarios”.

“Nos parece ilógico que desde el Estado se empuje a una empresa a la quiebra cuando nuestra obligación es sostenerla”, sostuvo Awstin.

Acciones concretas

“El mensaje es claro, nosotros venimos desde enero con el gobierno provincial discutiendo ante el gobierno nacional, que aún no hemos tenido una respuesta satisfactoria, solicitando acciones concretas para apoyar la industria merlucera, que en este caso es la más débil del eslabón de la cadena de la pesca”.

El secretario aseguró que la industria merlucera “deja en la ciudad de Comodoro mucho empleo, por lo tanto estamos preocupados que alguna de esas empresas empiece a pasar por algún mal momento, como ya ha sucedido en otras ocasiones, y tengamos gomas prendidas, fuego o cortes de ruta. Nosotros, como siempre nos pide el gobernador, nos debemos anticipar a los problemas, no podemos salir a correr para apagar el incendio”.

Por eso “estamos viendo desde el gobierno provincial cómo colaboramos con estos empresarios, y le pedi-mos lo mismo al intendente Linares que también vea desde el municipio cómo colabora con estas empresas para evitar que alguna de ellas se caiga y deje de aportar mano de obra a los vecinos de Comodoro”.

“Nuestra flota costera cuenta con las condiciones para navegar de forma segu-ra”

Desde la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera emitieron un comunicado acerca de la polémica instaurada tras el hundimiento del Repunte.

Ante la inquietud planteada por una parte de la comunidad portuaria y compartiendo la sensibilidad que genera el tema, desde la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera dejaron en claro ante la opinión pública que “nuestros buques cuentan con las condiciones técnicas y todos los elementos de seguridad exi-gidos por la Prefectura Naval Argentina para poder navegar en forma segura“.

Mediante un comunicado, la entidad sostuvo que reúne a unos 60 barcos que en su mayoría trabajan desde el puerto de Mar del Plata. “Estas embarcaciones son sometidas regularmente a inspecciones específicas en forma rutinaria y extraordinaria. Cada trámite es necesario para mantener y renovar los certificados de se-guridad de la navegación que extiende la fuerza como Autoridad de Aplicación”, precisaron.

Ente otras cuestiones, enumeraron que los controles se enfocan sobre el estado de las estructuras, las con-diciones de estabilidad, motores, las instalaciones eléctricas, el instrumental de a bordo y la disponibilidad de los elementos de armamento que, entre otras cosas, son para actuar ante eventuales emergencias; ejemplo de ellos son: balsa salvavidas, chalecos salvavidas, matafuegos, elementos de lucha contra incendios, maniobra de hombre al agua, etcétera.

Además, indicaron que se revisan periódicamente los dispositivos de fondeo, de amarre y de remolque en sintonía con las características y clase de navegación que llevan adelante.

“Tal como lo determina la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la actividad pesquera ha sido y sigue siendo una ocupación que conlleva riesgos. Nuestros armadores, muchos de los cuales tienen la experiencia de haberse desempeñado como marineros y capitanes, bien lo saben”, resaltaron.

Más adelante, manifestaron que “todos los días renovamos nuestro compromiso por extremar las medidas de seguridad y reducir los riesgos operativos. Esto involucra constantes tareas de mantenimiento, las cuales pese a las dificultades económicas del último tiempo, siempre hemos llevado adelante con mucho esfuerzo”.

“Estamos convencidos de que esos riesgos inherentes a la actividad pueden ser atenuados con el apego a las normas, la incorporación de tecnología y la continua capacitación de nuestros tripulantes. Reducir los riesgos de accidentes o lesiones en el ejercicio de la pesca es un objetivo que nos involucra a todos los que formamos parte de este sector”, finalizaron.

Se cumple una década de la quema de las plantas pesqueras

Un hecho trágico que cambio para siempre la vida de los deseadenses y sin embargo hoy sigue impune. Se denunció complicidad política pero la justicia no llegó nunca. La mayoría de los cabecillas que participaron de los episodios trágicos tuvo dificultades luego para conseguir embarque, algunos hasta hace poco golpeaban la puerta del Gobierno Nacional para copar la Delegación Nacional de Pesca pero no lograron ser calzados en ningún puesto gracias a la memoria colectiva.

Hoy se cumple un nuevo aniversario de los siniestros a 9 plantas pesqueras provocado por un grupo de marineros que reclamaban la eliminación del impuesto a las ganancias. A raíz de los sucesos trágicos cientos de personas perdieron sus puestos de trabajos y se marcharon de la localidad, hubo cierres de comercios y la Provincia debió auxiliar a los sindicatos y a las Pymes desembolsando una millonaria suma de dinero en subsidios.

El raid delictivo comenzó pasado el mediodía del 20 de julio cuando un grupo de hombres encapuchados y provistos de palos se desplazaron de a pie y en vehículo por todo el parque pesquero provocando incendios y roturas de distinta consideración a los establecimientos pesqueros.

Entre los daños se contabilizaron roturas de mobiliarios, rotura de máquinas de proceso productivo y de vehículos, hasta el incendio de un camión y de una maquina de transporte de cargas , aunque sin dudas el delito más pavoroso fue el incendio descomunal cometido a un edificio de la empresa Arbumasa que hacía un mes se había inaugurado, producto del siniestro las tres cámaras de frío que albergaban unas 600 toneladas de materia prima quedaron reducidas a escombros.

Luego de los atracos el parate pesquero se intensificó, Puerto Deseado sufrió las terribles consecuencias con un puerto totalmente paralizado sin poder realizar exportaciones, con plantas pesqueras destruidas, totalmente inactivas , ante ese panorama y la constante amenaza de grupos irascibles ,cientos de personas abandonaron la localidad en busca de un porvenir mejor, otras sin más remedio debieron soportar los em-bates de la falta de trabajo con un subsidio que ofreció el Gobierno durante los primeros meses.

Los armadores costeros fijaron posición en torno a la seguridad de los buques

Desde la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera apuntaron que sus unidades están aptas y que son controladas regularmente para realizar una navegación segura.

“Las embarcaciones están siendo regularmente inspeccionadas”, expresaron los armadores. Foto de archivo.
La Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera hizo pública su postura frente al debate abierto en torno a la seguridad de los buques, discusión agudizada tras el reciente naufragio del “Repunte”.
Desde la entidad, que reúne a unas sesenta unidades, resaltaron que sus barcos cuentan con las condiciones técnicas y todos los elementos de seguridad exigidos por la Prefectura Naval Argentina para poder navegar en forma segura.

“Las embarcaciones son sometidas regularmente a inspecciones específicas en forma rutinaria y extraordi-naria. Cada trámite es necesario para mantener y renovar los certificados de seguridad de la navegación que extiende la fuerza”, señalaron.

En ese sentido, detallaron que los controles se enfocan sobre el estado de las estructuras, las condiciones de estabilidad, motores, instalaciones eléctricas, el instrumental de a bordo y la disponibilidad de los elementos de armamento.

La lista incluye diversos instrumentos para actuar ante emergencias: balsa salvavidas, chalecos salvavidas, matafuegos y elementos de lucha contra incendios.

En cualquier caso, en sintonía con lo que indica la FAO también recordaron que la actividad pesquera ha sido y sigue siendo una ocupación que conlleva riesgos. “Nuestros armadores, muchos de los cuales tienen la experiencia de haberse desempeñado como marineros y capitanes, bien lo saben”, dijeron.

Luego, agregaron: “Todos los días renovamos nuestro compromiso por extremar las medidas de seguridad y reducir los riesgos operativos. Esto involucra constantes tareas de mantenimiento, las cuales pese a las dificultades económicas del último tiempo, siempre hemos llevado adelante con mucho esfuerzo”.

Por último, la nota de prensa hace hincapié en la necesidad de atenuar los riesgos mediante el apego a las normas, la incorporación de tecnología y la continua capacitación de los tripulantes: “Reducir los riesgos de accidentes o lesiones en el ejercicio de la pesca es un objetivo que nos involucra a todos los que formamos parte de este sector”, concluyeron.