Abrieron aguas nacionales para la pesca del langostino

Comenzó la temporada de langostino en aguas nacionales. Facultada por el Consejo Federal Pesquero, la Subsecretaría de Pesca de la Nación habilitó la zona tras los muy buenos resultados obtenidos en la prospección.
Desde las cero de este sábado que pasó, la flota tangonera ya opera en el área comprendida entre los paralelos 45° y 47° de latitud Sur, entre la longitud 62º 00’ W y el límite de la jurisdicción provincial; es decir, incluyendo las tres subáreas exploradas.

“En general se pescó muy bien durante la prospección (participaron unos 30 barcos) y a diferencia de otros años esto hizo que se decidiera abrir todo”, confió una fuente consultada.

Las producciones diarias oscilaron las diez/once toneladas. Se dio el predominio de L2, L1, L3 y con poca presencia de merluza, como ocurre habitualmente en esta época del año dentro de la Zona de Veda Permanente.

Crecimiento sostenido

“El aumento del desembarco de langostino registrado en los últimos 6 años, pero particularmente en los últimos 3, es de tal magnitud, que no parece poder explicarse sólo como el resultado de una estrategia de explotación”, vienen repitiendo los científicos del Inidep.

Hablan de una “evolución del ecosistema” que favoreció el desarrollo de la especie con cambios que aún no pueden dimensionarse en su totalidad. Vale recordar que el año pasado se acumularon en los muelles más de 142 mil toneladas.

Como novedad reglamentaria, en este 2016 el Consejo quitó la obligatoriedad de operar con el dispositivo de selectividad Disela II al menos durante las primeras mareas. Se trata de una experiencia piloto; aunque en verdad la flota no lo venía utilizando.

Desembarques y precios

Hasta el pasado 23 de mayo, las descargas de langostino alcanzaron las 28.515 toneladas, de acuerdo a datos oficiales. Parte de ese volumen se alimentó de la faena anticipada sobre el paralelo 42° desde finales de marzo, fuera de la zona de veda.

La estadística indica que los tangoneros aportaron hasta aquí 5.151 toneladas; mientras que la flota costera de Rawson, 22.032. El resto lo trajo a tierra las unidades de rada/ría (989,5 toneladas) y los fresqueros de altura (342,2 toneladas).

La reacción del mercado frente a la abundancia sigue traduciéndose en baja de precios. De acuerdo a lo informado por la Dirección de Economía Pesquera sobre la base de información que aporta el Indec, el valor promedio de la tonelada era de 5.817 hacia abril, con una caída interanual del 9,4 por ciento.

Este viernes se inaugura el punto de venta de pescado fresco

Río Grande.- El proyecto surgió como iniciativa del Cluster de Pesca Artesanal de Tierra del Fuego, asociación conformada por el Municipio de Río Grande, el Municipio de Ushuaia, el Gobierno de la Provincia, la Facultad Regional Río Grande de la Universidad Tecnológica Nacional, la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, el CADIC, el INTA, cooperativas de pescadores artesanales y una Asociación de Acuicultores de Almanza.
En declaraciones realizadas al espacio municipal ‘Somos Río Grande’ que se emite por FM 93.5 Radio Universidad, la directora de Desarrollo Local dependiente de la Secretaría de la Producción y Ambiente, Lic. Sandra Piedarabuena, indicó que “es una alegría luego de mucho trabajo poder, finalmente, inaugurar este punto de venta que la gente espera con mucha expectativa” y destacó que “no sólo las familias podrán acceder a esta mercadería que es enteramente de producción local, sino que además nuestros pescadores artesanales van a poder ofrecer sus productos asegurando los procesos para que el pescado llegue en excelentes condiciones de aptitud para el consumo”.
Por su parte, el director de Bromatología de la Secretaría de Participación y Gestión Ciudadana, Ing. Víctor Canalis, detalló que desde su área “se brindó el apoyo necesario en cuestiones técnicas que aseguran las mejores condiciones bromatológicas del producto”, y aseguró que “los controles y auditorías serán permanentes, siempre acompañando a los productores para que puedan ofrecer un producto apto para el consumo”.
En tanto, la coordinadora del Cluster María Fernanda Negri, indicó que “el punto de venta contará con un concesionario que estará a cargo de la comercialización, permitiendo a los pescadores tener más tiempo para desarrollar su actividad específica y realizar una provisión permanente de mercadería”.
El puesto fue diseñado y fabricado por la UTN Ushuaia respetando todos los parámetros bromatológicos y normativos de las ordenanzas vigentes.

Langostino: Capitanes apoya la suspensión de artefactos selectivos

El gremio destacó que el Consejo Federal Pesquero haya suspendido momentáneamente la obligatoriedad de utilizar los dispositivos Disela II o Hargril.

Maqueta del Disela II exhibida por el Inidep. Foto de archivo.

La Asociación Argentina de Capitanes, Pilotos y Patrones de Pesca respaldó que el Consejo Federal Pesquero (CFP) haya decidido dejar sin efecto la obligatoriedad de utilizar los sistemas selectivos Disela II o Hargril en la pesca del langostino.Originalmente la norma buscaba evitar la captura de juveniles de merluza en las redes tangoneras; pero el CFP dispuso temporalmente no exigir su utilización ya que el porcentaje de hubbsi es generalmente muy bajo en esta época del año.

La medida cuenta con el apoyo del Inidep, que también pidió reforzar la presencia de observadores. Se trata de una experiencia piloto; aunque en verdad la flota no los venía utilizando ya que armadores y oficiales los juzgan poco prácticos e ineficientes: “Las rejas nunca sirvieron, ni servirán”, ratificó ahora la Asociación de Capitanes.

Mediante una nota de prensa firmada por el secretario general, Jorge Frías, el sindicato recibió con beneplácito la innovación reglamentaria: “Desde hace años, los capitanes sostenemos que la utilización de los dispositivos de selectividad existentes no logran el objetivo pretendido, sumando sólo posibles accidentes a bordo”, transmitieron.

Además, agregaron que si lo que se busca es cumplir con el Código de Conducta de Pesca Responsable elaborado por la FAO, lo mejor es participar a los trabajadores en las decisiones y, fundamentalmente, reducir los descartes.

Si bien la abundancia de langostino no ameritaría el uso de ´rejas´, la decisión adoptada representa también un primer paso para que se le retornen las facultades al capitán para aplicar su buen criterio y responsabilidad en representación del Estado, tal como lo indica la Ley de la Navegación 20.094”, ejemplificaron.

En el sindicato insisten con una particular mirada. Apuntan que con la puesta en marcha de la Ley Federal de Pesca, desde 1998 a esta parte, se simularon controles para ocultar negocios y que el Estado y las empresas usaron al capitán de “chivo expiatorio”.

“Los peces no pueden sortear con vida los selectivos, pero con reglas claras, el buen criterio del capitán, como funcionario de confianza tanto de la empresa como del Estado, garantizará la preservación del recurso. Tan solo se requiere que se le imponga esa facultad y fuertes sanciones ante el incumplimiento”, cierra el comunicado.

Estibadores apuestan sus fichas al langostino

IMG_0182

Cientos de trabajadores que por estos días vieron incrementada su actividad por la salida de los barcos tangoneros a la pesca del langostino esperan que su situación se mejore con la vuelta de marea de los primeros barcos.

“Esta semana trabajamos bien y pudimos hacer una diferencia porque se nos juntó el arranche de los barcos tangoneros que fueron varios, con la llegada de los fresqueros y la llegada de los dos poteros de Arbumasa y el Espadarte de Pesquera Deseado pero realmente la pasamos muy mal en los primeros meses del año”, reconocieron los estibadores.

En dialogo con Mar&Pesca, los obreros que por estas horas estuvieron abocados a la descarga de los poteros que se despiden momentáneamente de la temporada, aseguraron que las escasas capturas del cefalópodo los dejó en una situación desesperante. “No hubo calamar en el sur y eso se sintió bastante porque pasaban los días y no llegaban barcos, el muelle estaba vacío hasta que comenzamos a trabajar con los fresqueros pero no hay comparación entre un barco y otro  porque el calamar da más trabajo”, señalaron.

“Nunca se va a poder comparar un potero con un fresquero pero tenemos que reconocer que estos días nos tocó defendernos con los fresqueros y sería bueno que pudieran traer mas barcos”, indicaron.

De todos modos los trabajadores, sostienen que la esperanza está puesta en la temporada del langostino, “Ojalá que la zafra se extienda hasta noviembre como el año pasado y que se pueda trabajar también con el langostino fresco como nos prometieron desde el Gobierno”, apuntaron por último.

Crecieron las exportaciones pesqueras en divisas

 

La Subsecretaría de Pesca informó que los desembarques tuvieron una caída del 19,3% pero las exportaciones lograron un importante crecimiento en divisas del 16,2%, con una leve alza en volumen de apenas el 1,7%.

 

 

En los desembarques el número negativo se debe principalmente a la pésima temporada de calamar y en el caso de las exportaciones los números positivos se logran gracias a las extraordinarias ventas de langostino. En la actividad por puertos se muestran caídas en los desembarques de todos, menos en Rawson y Comodoro Rivadavia. En cuanto a la participación de las capturas por flota se destaca una menor actividad de la tangonera y un constante crecimiento de los congeladores.

 

Los desembarques en el período que va desde enero hasta el 30 de abril fueron de 193.419,7 toneladas, lo que representa una caída del 19,3% al compararlo con igual período del año pasado. Esta importante baja puede atribuirse en gran parte al impacto que generaron las magras capturas de calamar, que han caído por tercer año consecutivo; comparándolo con el año pasado la baja fue del 57,6% al pasar de 75.209 a 31.911 toneladas, informó la Revista Puerto.

 

A la caída del calamar debe sumarse lo que ha ocurrido con otras especies cuyo volumen de captura no es tan importante pero que también contribuyeron al número negativo de los desembarques. La merluza de cola disminuyó en un 8,3%; la polaca un 6,3% y las rayas un 23,7%. De abadejo se descargó un 37,9% menos y la corvina cayó un 9,1%. La merluza negra también debe contarse entre las que disminuyeron sus capturas, en este período un 33,6%.

 

Ante la baja tan significativa del calamar y de estas especies que engrosan el número, los resultados positivos de las otras dos especies de mayor importancia comercial se ven opacados. En el caso del principal stock de merluza, al sur del paralelo 41, las capturas crecieron un 9,8% y en el caso del langostino el crecimiento fue del 13%.

 

Del análisis de capturas por flota se observa obviamente el reflejo de una pésima temporada para la potera pero no así para los fresqueros, que se mantienen estables con una disminución de apenas 4.000 toneladas en relación a 2015. Los costeros mantienen los buenos resultados, similares a los del año pasado.

 

Los tangoneros por segundo año consecutivo han reducido sus capturas pasando de 4.414 toneladas en 2014 a 2.446 toneladas en 2016. La otra flota destacada es la congeladora que no para de crecer en la distribución de las capturas: en dos años aumentó 6.000 toneladas.

 

En cuanto a la participación por puerto, Mar del Plata muestra la peor foto de los últimos dos años con 105.288 toneladas descargadas. Puerto Madryn también ha disminuido su actividad, llevando al 30 de abril 20.238 toneladas declaradas. Puerto Deseado, acompañando la pésima temporada de calamar, ha pasado de 19.304 toneladas en 2015 –número que ya era bajo- a 6.381 toneladas; y lo mismo ocurre con los puertos de Ushuaia y Caleta Paula.

 

Los únicos puertos pujantes parecen ser Rawson y Comodoro Rivadavia. En el caso de Rawson, está cerca de duplicar la actividad de 2014 con desembarques por 21.644 toneladas, gracias a la industria del langostino que allí se ha montado. El resurgimiento de Comodoro Rivadavia como puerto procesador de merluza también le ha permitido recuperarse de los guarismos del 2014 con 7.659 toneladas.

 

Exportaciones del primer trimestre

 

Los tres primeros meses del año cerraron para las exportaciones pesqueras con números positivos. El crecimiento en volumen fue solo del 1,7% pero en divisas del 16,2%; esto equivale a 96.010 toneladas exportadas por 359.036.000 dólares. Como en los desembarques el calamar termina dando números negativos, en este caso el langostino tiene una influencia positiva, dado que es el único producto de importancia comercial que aumentó la exportación.

 

Al 31 de marzo se llevaba exportadas 34.158 toneladas de langostino por 198.698.000 dólares, lo cual implica un crecimiento del 81,7% en volumen y del 64,7% en divisas, dado que la caída del precio fue del 9,4%.

 

En el caso de la merluza hubbsi también subieron las ventas en un 18,6% en toneladas y solo un 3,6% en dólares, dado que el precio cayó un 12,7%. La merluza de cola, en cambio, cayó un 18,3% en toneladas y un 14,4% en dólares con una suba del 4,7% del precio promedio. La merluza negra vendió un 36% menos de toneladas y recaudó un 33,6% menos.

 

El calamar no solo tuvo una mala temporada de pesca: las ventas fueron muy inferiores a las del año pasado, cayendo un 47,4%; pero debido a un aumento del precio del 29%, la recaudación solamente cayó un 32,2%.

 

Las exportaciones de rayas cayeron un 28,9% en volumen y un 29,1% en dólares. En cambio las exportaciones de corvina aumentaron un 2,8% en toneladas y un 13,9% en divisas por un aumento de precios del 10,8%. La vieira tuvo también un buen trimestre, con ventas que crecieron un 11% en toneladas y un 2,8% en dólares, por una baja en el precio del 7,4%.

Puerto Deseado: cayó la actividad a menos de un tercio

Son números oficiales de la Subsecretaría de Pesca de Nación. El puerto de Puerto Deseado pasó de 19.304 toneladas desembarcadas en el primer cuatrimestre de 2015 a sólo 6.381 toneladas este año. Sin embargo, las exportaciones, gracias al langostino, subieron en dólares y en volumen.

El puerto de Puerto Deseado vio drásticamente disminuido su caudal de desembarcos en el primer cuatrimestre de este año.

 

En la semana que pasó, se presentó el Informe de Coyuntura del mes de abril. La Subsecretaría de Pesca informó que los desembarques tuvieron una caída del 19,3%, pero las exportaciones lograron un importante crecimiento en divisas del 16,2%, con una leve alza en volumen de apenas 1,7%. En los desembarques, el número negativo se debe principalmente a la pésima temporada de calamar y en el caso de las exportaciones, los números positivos se logran gracias a las extraordinarias ventas de langostino.

En la actividad por puertos se muestran caídas en los desembarques de todos, menos en Rawson y Comodoro Rivadavia. Pero una de las más preocupantes se dio en Puerto Deseado.

A nivel país, los desembarques en el período que va desde enero hasta el 30 de abril fueron de 193.419,7 toneladas, lo que representa una caída del 19,3% al compararlo con igual período del año pasado. Esta importante baja puede atribuirse en gran parte al impacto que generaron las magras capturas de calamar, que han caído por tercer año consecutivo; comparándola con el año pasado, la baja fue del 57,6%, al pasar de 75.209 a 31.911 toneladas.

 

A la caída del calamar debe sumarse lo que ha ocurrido con otras especies cuyo volumen de captura no es tan importante, pero que también contribuyeron al número negativo de los desembarques. La merluza de cola disminuyó en un 8,3%, la polaca un 6,3% y las rayas en un 23,7%. De abadejo se descargó un 37,9% menos y la corvina cayó un 9,1%. La merluza negra también debe contarse entre las que disminuyeron sus capturas, en este periodo un 33,6%.

 

Ante la baja tan significativa del calamar y de estas especies que engrosan el número, los resultados positivos de las otras dos especies de mayor importancia comercial se ven opacados. En el caso del principal stock de merluza, al sur del paralelo 41, las capturas crecieron un 9,8% y en el caso del langostino, el crecimiento fue del 13%.

 

Del análisis de capturas por flota, se observa obviamente el reflejo de una pésima temporada para la potera, pero no así para los fresqueros, que se mantienen estables con una disminución de apenas 4.000 toneladas en relación a 2015. Los costeros mantienen los buenos resultados, similares a los del año pasado.

Los tangoneros han reducido sus capturas por segundo año consecutivo, pasando de 4.414 toneladas en 2014 a 2.446 toneladas en 2016. La otra flota destacada es la congeladora, que no para de crecer en la distribución de las capturas: en dos años aumentó 6.000 toneladas.

 

Desembarque en puerto

En cuanto a la participación por puerto, Mar del Plata muestra la peor foto de los últimos dos años con 105.288 toneladas descargadas. Puerto Madryn también ha disminuido su actividad, llegando al 30 de abril con 20.238 toneladas declaradas.

Puerto Deseado, acompañando la pésima temporada de calamar, ha pasado de 19.304 toneladas en 2015 -número que ya era bajo- a 6.381 toneladas, lo cual explica la fuerte preocupación que hay en el sector pesquero santacruceño. Lo mismo se visualizó en Caleta Paula y en el puerto de Ushuaia.

Sólo mostraron números positivos Rawson y Comodoro Rivadavia. En el caso del puerto de Rawson, está cerca de duplicar la actividad de 2014 con desembarques por 21.644 toneladas, gracias a la industria del langostino que allí se ha montado. En tanto, el resurgimiento de Comodoro Rivadavia como puerto procesador de merluza también le ha permitido recuperarse de los guarismos de 2014 con 7.659 toneladas.

 

Exportaciones

Pese a los magros números de los puertos, los tres primeros meses del año cerraron para las exportaciones pesqueras con números positivos. El crecimiento en volumen fue sólo del 1,7%, pero en divisas fue del 16,2%, totalizando 96.010 toneladas exportadas por 359 millones de dólares, arrastrados por la buena performance del langostino, que al 31 de marzo llevaba exportadas 34.158 toneladas por 198.698.000 dólares, lo cual implica un crecimiento del 81,7% en volumen y del 64,7% en divisas, aún pese a la caída del precio que fue del 9,4%, comparado con el año anterior.

En el caso de la merluza hubbsi, también subieron las ventas en un 18,6% en toneladas y sólo un 3,6% en dólares, dado que el precio cayó un 12,7%.

En tanto, el calamar no sólo tuvo una mala temporada de pesca: las ventas fueron muy inferiores a las del año pasado, cayendo un 47,4%; aunque debido a un aumento del precio del 29%, la recaudación solamente cayó un 32,2%.

Puerto: primera importación desde que se reanudó el servicio de porta contenedores

 

Terminal de Contenedores Dos, la UTE que opera en el puerto marplatense con el movimiento de carga y descarga de los buques porta contenedores informó que con el ingreso del “New York Trader”, de la naviera Maersk, llegó la primera importación desde que se reanudó el servicio, a comienzos del año pasado.

 

El barco de casi 160 metros de eslora amarró en la sección octava del muelle de ultramar el sábado al mediodía y zarpó el domingo a las 14. En ese tiempo bajó 80 contenedores y subió 123 contenedores llenos con productos pesqueros que estaban enchufados en la Terminal.

 

“La gran mayoría de los que bajó fueron vacíos, pero vino un contenedor con productos importados. En este caso, provino de China y se trata de rollos de plástico de silos bolsas que se utilizan en el sector agrícola”, detalló Emilio Bustamante, director de la Terminal, que se mostró esperanzado en que otros sectores puedan sumarse a movilizar carga por Mar del Plata.

 

Desde la Terminal informaron que buscan acrecentar el movimiento importador y que actualmente están discutiendo tarifas con las navieras para que empresas de primera línea de Mar del Plata, como una cadena de supermercados y un fabricante de café, puedan recibir productos y materias primas en el puerto local.

 

El desafío a superar son los altos costos del flete marítimo que muchas veces pasan las navieras para descargar la carga en Mar del Plata, en relación a bajarlo por Buenos Aires. “Es un trabajo que debemos hacer junto con las autoridades para fortalecer el transporte marítimo desde este tipo de puertos como el de Mar del Plata, explicó el Director de TC2.

 

En ese sentido, remarcó que “ser una ciudad con puerto debe significar una ventaja comparativa. Tenemos que tomarlo como una gran oportunidad para generar oportunidades de trabajo e inversión, para que las empresas se beneficien de tenerlo operativo y al servicio de sus estrategias”, reflexionó Bustamante.

 

Bustamante resaltó el eficiente trabajo que hicieron los estibadores de la cooperativa Hipocoop en el movimiento de la carga. “Anoche trabajamos hasta tarde para que el buque pueda salir hoy a Montevideo, antes de que se intensifiquen las condiciones de mal tiempo”, destacó.

 

En la operatoria del buque trabajaron más de 250 estibadores en los diferentes turnos, camioneros, guincheros, prácticos, despachantes de aduana, fiscalizadores de Aduana, Senasa y los dos remolcadores para entrar y sacar el porta contenedor del puerto.

 

Si el movimiento no llegaba a tiempo como para que el New York Trader salga poco después del mediodía, se debía quedar hasta el miércoles dado que el mal tiempo será una constante a principios de esta semana.

 

Si bien por ahora las navieras que llegan al puerto levantan carga refrigerada de la industria pesquera, en Mar del Plata y la región hay carga seca que también podría ocupar bodega de los porta contenedores pero que por distintos factores, termina viajando en camión por las rutas bonaerenses.

Abren aguas nacionales para la pesca del langostino

 

Las tres subzonas prospectadas quedan habilitadas para la captura del crustáceo. Los desembarques ya alcanzan las 28 mil toneladas.

 

Comienza la temporada de langostino en aguas nacionales. Facultada por el Consejo Federal Pesquero, la Subsecretaría de Pesca de la Nación habilitó la zona tras los muy buenos resultados obtenidos en la prospección.

Desde las cero de este sábado, la flota tangonera ya puede operar en el área comprendida entre los paralelos 45° y 47° de latitud Sur, entre la longitud 62º 00’ W y el límite de la jurisdicción provincial; es decir, incluyendo las tres subáreas exploradas.

 

“En general se pescó muy bien durante la prospección (participaron unos 30 barcos) y a diferencia de otros años esto hizo que se decidiera abrir todo”, confió una fuente consultada por Pescare.com.ar.

 

Las producciones diarias oscilaron las diez/once toneladas. Se dio el predominio de L2, L1, L3 y con poca presencia de merluza, como ocurre habitualmente en esta época del año dentro de la Zona de Veda Permanente.

 

Crecimiento sostenido

 

“El aumento del desembarco de langostino registrado en los últimos 6 años, pero particularmente en los últimos 3, es de tal magnitud, que no parece poder explicarse sólo como el resultado de una estrategia de explotación”, vienen repitiendo los científicos del Inidep.

 

Hablan de una “evolución del ecosistema” que favoreció el desarrollo de la especie con cambios que aún no pueden dimensionarse en su totalidad. Vale recordar que el año pasado se acumularon en los muelles más de 142 mil toneladas.

 

Como novedad reglamentaria, en este 2016 el Consejo quitó la obligatoriedad de operar con el dispositivo de selectividad Disela II al menos durante las primeras mareas. Se trata de una experiencia piloto; aunque en verdad la flota no lo venía utilizando.

 

Lo que se busca es analizar “los efectos reales de los mecanismos selectivos” y evaluar su utilización en áreas y tiempos acotados. Como contracara, se prevé reforzar la presencia de observadores a bordo.

 

Desembarques y precios

 

Hasta el pasado 23 de mayo, las descargas de langostino alcanzaron las 28.515 toneladas, de acuerdo a datos oficiales. Parte de ese volumen se alimentó de la faena anticipada sobre el paralelo 42° desde finales de marzo, fuera de la zona de veda.

 

La estadística indica que los tangoneros aportaron hasta aquí 5.151 toneladas; mientras que la flota costera de Rawson, 22.032. El resto lo trajo a tierra las unidades de rada/ría (989,5 toneladas) y los fresqueros de altura (342,2 toneladas).

 

La reacción del mercado frente a la abundancia sigue traduciéndose en baja de precios. De acuerdo a lo informado por la Dirección de Economía Pesquera sobre la base de información que aporta el Indec, el valor promedio de la tonelada era de 5.817 hacia abril, con una caída interanual del 9,4 por ciento.

Se autorizó la pesca del langostino en las tres zonas prospectadas

Finalmente la Dirección Nacional de Coordinación Pesquera decidió habilitar las subáreas I, II y III, comprendidas entre el paralelo 45º al 47º de latitud S de jurisdicción nacional para la pesca del langostino.

 

La medida que será efectiva a partir de las 00:00 de mañana sábado 28 de mayo fue adoptada en virtud de los excelentes resultados obtenidos durante la prospección de 4 días realizada de manera simultánea por 30 barcos de la flota tangonera. (Ampliaremos)

Castello participó del 10° Coloquio del Consejo Portuario Argentino

El diputado provincial por Cambiemos participó del 10° Coloquio del Consejo Portuario Argentino, que contó con la presencia de las máximas autoridades portuarias de nación y provincia.

El jueves pasado se desarrolló en la sede del Consorcio de Gestión Portuaria del puerto Quequén, el décimo Coloquio del Consejo Portuario Argentino. Bajo la premisa de la planificación en la gestión portuaria, el encuentro tuvo como objetivo analizar e impulsar la planificación como herramienta de gestión estratégica para la actividad en lo que respecta a la navegabilidad, dragado, seguridad, desarrollo, inversiones e infraestructura.

El legislador marplatense Guillermo Castello, que participó del evento en su calidad de presidente de la comisión de Intereses Marítimos, Portuarios y Pesca de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, comentó: “este coloquio ha sido muy importante porque marcó un punto de partida en materia de planificación y desarrollo portuario, ya que por primera vez desde que asumió el nuevo Gobierno nos hemos reunido todas las autoridades que tenemos la responsabilidad de poner nuevamente en marcha la actividad luego de largos años de desinversión y falta de profesionalismo”, y agregó “la idea del coloquio fue trazar estrategias mancomunadas para mejorar la logística a nivel nacional y provincial, reducir los costos operativos y ser más competitivos en el mercado internacional.”

Ante una sala repleta de empresarios, trabajadores y funcionarios, Castello informó a este medio sobre los puntos más importantes que dejó la jornada. “Sabemos que partimos desde una situación complicada y por eso el Subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación, Jorge Metz, nos convocó a hacer un esfuerzo patriótico para volver a competir con el mundo, para que los puertos de la provincia recuperen competitividad, mejoren su infraestructura y puedan transformarse en motores de crecimiento para nuestras nuestras economías regionales” señaló Castello.

En cuanto a las demandas que más se repiten en los puertos provinciales, el legislador señaló: “en general encontramos coincidencia en cuanto a la necesidad de aumentar el calado de los puertos y en este sentido estamos trabajando junto al gobierno provincial para encontrarle solución a las tareas de dragado. También hemos escuchado reiterados casos de cascos abandonados, la necesidad de aumentar la superficie operativa y el mejoramiento de los costos logísticos”, y finalizó: “nos parece que están dadas las condiciones para empezar a elaborar y discutir una ley de puertos para la Provincia de Buenos Aires”.

Participaron del Coloquio el Subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación, Jorge Metz, el Director Nacional de Puertos, Ing. Juan Granada, el Subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Provincia, Marcelo Lobosco, el Presidente del Consejo Portuario Argentino, Lic. Ángel Elías, el Presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Quequén, Dr. Arturo Rojas, el Presidente del Puerto de Mar del Plata, Martín Merlini, el Presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, Ing. Pablo Pussetto y los legisladores provinciales Arq. Roberto Rago y Martín Dominguez Yelpo.