Sube la tensión diplomática: China expresó preocupación por el ataque al pesquero

El gobierno asiático pidió investigar la maniobra de Prefectura que terminó con el hundimiento del barco que practicaba pesca ilegal en el mar argentino

 

El barco hundido estaba practicando pesca ilegal en la Zona Económica Exclusiva Argentina de la costa de Chubut.El barco hundido estaba practicando pesca ilegal en la Zona Económica Exclusiva Argentina de la costa de Chubut.Crédito: ministerio de seguridad de la nacion

La maniobra de Prefectura Naval Argentina que culminó ayer con el hundimiento de una embarcación china que realizaba pesca ilegal sobre aguas argentinas escaló a nivel diplomático. El gobierno chino manifestó su “seria preocupación” por el incidente y exhortó a las autoridades argentinas a “tomar medidas efectivas” para prevenir nuevos episodios de este tipo.

 

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Lu Kang, junto a la embajada china en Argentina presentaron una queja formal y solicitó al país que investigue “exhaustivamente” la operación militar contra el buque de bandera asiática, que según Prefectura estaba explotando recursos ictícolas argentinos sin autorización.

 

“China instó a la parte argentina a tomar medidas efectivas para prevenir que vuelva a ocurrir un incidente así”, indicó Lu, quien además exhortó a que se garantice “la seguridad y los legítimos derechos e intereses de la tripulación china” que fue detenida en la maniobra.

 

El incidente ocurrió ayer, cuando el guardacostas argentino ‘Prefecto Derbes’ hundió al buque chino ‘Lu Yan Yuan Yu 010’ tras encontrar una resistencia agresiva al ser perseguido por pescar ilegalmente en la zona económica exclusiva del Mar Argentino a la altura de la ciudad de Puerto Madryn, en la provincia de Chubut.

 

Según informó Prefectura, el barco fue detectado el lunes y no respondió a las advertencias y al protocolo de disuasión ejecutado por la fuerza naval. De hecho, la embarcación apagó sus luces y decidió escapar hacia aguas internacionales, con una maniobra que pudo haber colisionado con el guardacostas y puesto en riesgo la integridad física de la tripulación.

 

Ante semejante resistencia, Prefectura disparó contra el buque chino para que deponga su actitud, produciéndole averías que terminaron con su hundimiento. En ese procedimiento, cuatro tripulantes (incluido el capitán) fueron rescatados y detenidos, mientras que los otros 28 marinos subieron a otras embarcaciones asiáticas que estaban en la zona.