Archivo de la categoría: Diario La Nación

Presentan un proyecto que usa drones para anticipar la marea roja

Un grupo de científicos del Conicet diseñó una red de unidades móviles y autónomas que monitorea en tiempo real los parámetros del ambiente acuático; permitiría anticipar la llegada de la marea roja en la costa atlántica argentina

El plan de los investigadores propone usar drones para detectar la explosión de microalgas tóxicas que se llama marea roja

Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, existen más de 2000 casos por año de intoxi-caciones en humanos causadas por la marea roja, con un 15% de mortalidad asociada. En la Argentina esto se traduce, además, en un impedimento para consumir una amplia variedad de frutos de mar durante largos periodos de tiempo con las consecuencias económicos que eso implica.

Este fue el puntapié para que un grupo de científicos platenses, en su mayoría pertenecientes al Conicet de esa ciudad, para pensar y diseñar un proyecto que permita monitorear en tiempo real el mar argentino y determinar con la suficiente anticipación cuándo habrá una excesiva proliferación de microalgas tóxicas, lo que comúnmente se conoce como marea roja.

Debido a los cambios climáticos a nivel mundial, se sabe que el crecimiento descontrolado de algas es cada vez más frecuente, por lo que la problemática de base es en realidad más amplia y es necesario contar con información que permita predecir la ocurrencia de estos eventos, los cuales pueden ser detectados con la tecnología ya disponible.

Mapas actualizados

“El prototipo que pensamos consiste en una red de unidades móviles y autónomas, es decir drones , dotadas de sensores que permiten el monitoreo online de parámetros físicos y químicos para estimar parámetros biológicos del ambiente acuático. Dentro de las magnitudes que mediremos podemos mencionar tem-peratura, corrientes eólicas y marinas, pH, oxígeno disuelto, metales pesados y salinidad, a partir de las cuales se puede prever la presencia de toxinas y bacterias”, explica a LA NACION Letizia Bauzá, química del Centro Científico Tecnológico del CONICET La Plata. Una vez obtenidos los datos, se podrán confeccionar mapas actualizados del ecosistema y predecir cambios en de los parámetros de acuerdo a las tendencias observadas.

El proyecto surgió en las etapas preliminares del concurso AllTec donde se presentaron varias problemáti-cas que impactan principalmente a nivel sanitario y económico. El certámen, que reparte más de un 1 millón de pesos en horas de laboratorio y mentoreo de proyectos, busca ser la plataforma de lanzamiento de emprendimientos de alto valor agregado que impacten positivamante en la economía de la provincia.

Foto: Archivo
“Nos llamó la atención una nota informativa sobre la marea roja a nivel nacional, pero éste es un caso parti-cular de un problema más amplio que es la alteración de los ecosistemas acuáticos. Por otro lado, el proyecto permite aportar conocimientos científicos y tecnológicos ya que se apoya en la experiencia de un grupo multidisciplinario”, agrega Bauza.

En una primera etapa de desarrollo el grupo de científicos conformado por María Yanina Pasquevich, Jesús Fajardo, Leandro Gutiérrez y Letizia Bauzá, estimó que una unidad puede llegar a costar entre 3000 y 5000 dólares. “El componente más costoso es el dron que debe ser robusto para soportar la experiencia en el océano, por ejemplo. Sin embargo, los drones son cada vez más accesibles y somos optimistas que el costo total de cada unidad será mucho menor”, apuntó la especialista.

Bivaldrone

Durante la presentación del proyecto, el grupo de científicos explicó que “la predicción de estas prolifera-ciones de microalgas contribuye de manera directa con aspectos económicos, sanitarios y turísticos, al re-gular de forma óptima la veda de la pesca, el consumo de mariscos (acumuladores de toxinas) y las zonas no aptas para recreación”. Además, los datos adquiridos, contribuirán con los registros meteorológicos que serían útiles para el sistema científico tecnológico aportando datos sobre las variaciones en el tiempo y en el espacio de cada uno de los parámetros. En definitiva, el proyecto fue pensado de manera tal de evitar un fuerte impacto ambiental en la región marítima argentina.

La idea de los científicos platenses ya tiene nombre, BivalDrone y actualmente participa del concurso AllTec que organiza el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación de la provincia de Buenos Aires, la Universidad de San Martín, a través de la oficina de Bioemprendedores y Transferencia del IIB-INTECH (Bioloop), la Cámara Argentina de Biotecnología (CAB) y la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) y que se encuentra en la etapa final de selección de proyectos.

Según los estudios previos de los científicos del proyecto, existe una correlación muy grande entre el au-mento de la temperatura y la proliferación descontrolada de algas, y la subsiguiente producción de toxinas. “En un contexto de calentamiento global, como el que estamos viviendo hoy en día, la frecuencia de estos episodios ha aumentado y continuará haciéndolo de forma más agresiva, poniendo en peligro un recurso tan importante como es el agua. Entendemos que con nuestra propuesta se puede proveer información clave en modelos de predicción meteorológicos complementando los datos adquiridos por los observatorios terrestres y satélites. De esta forma se pueden plantear políticas de Estado para minimizar el impacto de este tipo de eventos”, concluyó Bauzá.

Newsan y Pesquera San Isidro invirtieron US$ 5 millones para incrementar sus exportaciones desde Chubut

Instalaron en Puerto Madryn un cámara de frío que llega hasta los – 25 grados; la ciudad concentrará el 40% del volumen de pesca de la empresa

Un brote verde que crece en el mar y con capital nacional. Dos empresas argentinas, Grupo Newsan y Pesquera San Isidro, invirtieron US$ 5 millones en reconstruir una cámara de frío en Puerto Madryn a la espera de revitalizar el sector con tecnología y procesos de gestión.

El Director de Newsan Food Miguel Glikman dijo en la presentación de la cámara “Vientos del Sur”: “Nuestro modelo de crecimiento está basado en el fortalecimiento de pymes del sector y de esta manera recuperamos varias empresas que habían decaído como Concermar en Trelew, o la adquisición de Pesantar una empresa japonesa que se estaba yendo del país”. El año pasado la empresa exportó mas de 300 millones de dólares distribuidos a 65 países.

“Con la incorporación de la cámara de frío, 40% de las operaciones de pesca de Newsan van a pasar por Puerto Madryn”, sumó Glikman. Proyecta que sea un negocio de 90 millones de dólares para fines del 2017, con la agregación de 45 mil toneladas de producto que circulen por la provincia que hoy no pasan. “Nos queda como desafió desarrollar la industria naval argentina. Después de 20 años que no se renueva la flota pesquera estamos construyendo un buque en España que llegará al país en marzo”, concluyó.

Grupo Newsan,tradicionalmente vinculada a la producción de electrónica en sus plantas en Tierra del Fuego y provincia de Buenos Aires , incursionó en rubro de alimentos desde el año 2012, una iniciativa que incluyó la formación de una marca premium propia “Patagonia New Food”. Desde entonces la empresa se convirtió en el principal exportador de pesca del país (y representa el 80% de la nueva unidad de alimentos).

El gobernador Mario Das Neves celebró la creación de empleo directo: “Dos empresas que aportan a la plaza trabajadora de Chubut, mediante el proceso de reconversión, consolidan mas de 1500 trabajadores entre embarcados y en tierra y van a seguir generando empleo, trabajando conjuntamente, para recuperar el mercado que se ha ido a otras provincias”.

“Hasta hace muy poco este lugar era Kosovo y ahora es la planta mas moderna y tecnificada de la provincia. Muchos barcos que descargaban sus mercaderías en otros puestos ahora lo harán en Puerto Madryn”, agregó el gobernador.

La estrella sigue siendo el langostino

De los US$ 1600 millones que exporta la Argentina en pesca, US$ 1000 millones corresponden a los langostinos, US$ 200 millones a los calamares y el resto está dividido en otras especies. Desde Newsan analizan que algunos de los limitantes para hacer crecer este mercado son diplomáticos: para vender el producto a China se paga el 18% de impuestos mientras que países con asociaciones o “partners” del gigante asiático pagan cero. “Es lo que reiteradas veces le pedimos a las autoridades nacionales” dijo Glikman.

A su vez, afirmó que la pesca en argentina está históricamente dejada de lado, que el promedio de la flota para la explotación es de 36 años y que casi no hay dinero destinado a la investigación para la investigación que permita mejorar la productividad del sector. Dificultades como las alícuotas de la ART encarecen la actividad: llega a ser el 23% de la nómina salarial (comparado con la planta de electrónica de Newsan que representan un 3%). Se empiezan a explotar mercados como Estados Unidos, que no consumía langostino argentino “hace años” mientras que el país importa 5000 millones de dólares anuales

Hallan otras dos víctimas del naufragio

MAR DEL PLATA.- En un escenario muy adverso, con olas de hasta siete metros de altura y vientos de más de 50 kilómetros por hora, el patrullaje compartido por la Prefectura Naval y pesqueros permitió recuperar otros dos cuerpos, con lo que son tres las víctimas mortales confirmadas y siete los desaparecidos del Re-punte, el buque fresquero que se hundió anteayer frente a Rawson, en Chubut.

Dos sobrevivientes tiene hasta el momento este naufragio. El engrasador Julio Guaymas y el marinero Lucas Trillo siguen internados en Comodoro Rivadavia, en buen estado de salud a pesar del cuadro de hipotermia al ser rescatados.

A pesar de las dificultades climáticas, ayer un guardacostas accedió a la zona del siniestro. Hasta ayer, sólo había sido identificado uno de los tres cuerpos, el primero encontrado: José Ricardo Homis, de 57 años, ma-rinero. La posibilidad de encontrar tripulantes con vida se reduce por el clima imperante. Así lo confirman autoridades de la Prefectura Naval, acostumbradas a estos operativos.

Diez de los 12 tripulantes del Repunte, un pesquero que hace un par de meses se instaló en el Sur para la campaña de pesca de langostinos, son de Mar del Plata. Uno es de Miramar y otro, de Puerto Madryn.

La Conferencia de la OMC en Argentina

Hoy, a las 18, en la Fundación ICBC, Riobamba 1276, Arancha González, directora del International Trade Center de Ginebra, hablará sobre los desafíos y oportunidades de la próxima Conferencia Ministerial de la OMC, que se hará en Buenos Aires, en diciembre. Félix Peña, director del Instituto de Comercio Internacional, moderará la actividad. Inscripción libre y gratuita con registro previo en cursosyseminarios@ficbc.com.ar

 

Puerto marplatense

 

“La idea es posicionar al puerto de Mar del Plata como un referente logístico exportador y multipropósito de toda la zona”, dijo Lorena Laurito, directora del área de Comercio Exterior de la Secretaría de Desarrollo Productivo de la ciudad, quien aseguró que se hace un trabajo “de hormiga” recorriendo distintas empresas para conocer las problemáticas de cada sector, lo que hizo que de 2015 a 2016 se triplicaran las exportaciones a través del puerto. Agregó que hoy existen 120 empresas exportadoras en Mar del Plata, de las cuales el 85% son de la pesca, pero pretenden, a través de la elaboración de un nuevo mapa productivo, identificar y sumar nuevas firmas con potencial exportador.

 

Inversiones para Ibicuy

 

 

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, aseguró que el Puerto Ibicuy “está en condiciones de recibir capitales holandeses para conformar un consorcio público privado y poner en funcionamiento la terminal en el sur de la provincia”, luego de integrar la comitiva oficial encabezada por el presidente Mauricio Macri que visitó Amsterdam la semana última. “La terminal ya recibió las reparaciones necesarias y tiene accesos pavimentados; ahora falta convocar a la conformación del consorcio público privado para ponerlo en funcionamiento”, aseguró el mandatario.

Mar del Plata: la ventaja de operar con el puerto vecino

Café Cabrales y Raffaelli Giardino redujeron entre 30% y 40% el costo del flete de sus importaciones al operar directamente con la terminal de la ciudad donde tienen sus fábricas

 

Roberto Garrone

 

 

Foto: LA NACION / Mauro V. Rizzi

 

Cuando hace casi dos años el puerto marplatense volvió a la hoja de ruta de las navieras de porta contenedores luego de profundizar sus canales de acceso con las dragas chinas que opera el Grupo Román, la primera ventaja asomó para las empresas pesqueras que operan en sus inmediaciones. MSC llego con el Henriette Schulte para llevar la carga refrigerada a Navegantes, en el sur de Brasil.

 

 

Con la ruta consolidada y la presencia frecuente adicional de Maersk, el puerto operativo al comercio exterior en Mar del Plata también se constituyó en un beneficio para quienes importan materia prima y tienen acceso a una terminal portuaria a poca distancia de sus fábricas.

 

A Café Cabrales le cuesta US$ 5000 el flete de un camión que une Río de Janeiro con su planta en el Parque Industrial General Savio, 25 km al sur del puerto por la ruta 88. El mismo contenedor cargado con bolsas de café que sale de Brasil en barco, pasa por Montevideo y llega al puerto de Mar del Plata, cuesta US$ 3500, incluido el viaje en camión hasta la fábrica.

 

 

Marcos Cabrales es la tercera generación de la empresa familiar y ya recorrió el muelle donde amarra el barco que trae su café, la plazoleta donde espera la liberación de Aduana. Mantiene contacto frecuente con su despachante y está arriba de todos los números del costo logístico.

 

“El cambio en la logística representa un ahorro estimado de entre 30% y 35% promedio en el valor del flete. Para nosotros es muchísimo dinero”, subraya el empresario. Cabrales tiene previsto importar este año 230 contenedores de 40 pies. No sólo el café viene de Brasil sino también de Colombia, India y Vietnam. De Italia importa las cápsulas. El edulcorante proviene de Estados Unidos.

 

El año pasado completaron una prueba piloto de manera satisfactoria con MSC y este año planifican cambiarle la logística a casi el 50% de sus importaciones. “Poder utilizar el puerto como ventaja competitiva es muy importante para nosotros y debería serlo para toda la industria local y regional. El empresario tiene que romper su zona de confort”, confiesa Cabrales.

 

Juan Pablo Maisonave dirige la textil Raffaelli Giardino y a su vez preside la Cámara de la Industria Textil de Mar del Plata. Es la única empresa que importa lanas e hilados en el sector. El 80% proviene de Italia y el 20% restante de Perú, en contenedores de 20 pies.

 

No es mucho el volumen porque el contexto interno no ayuda. Las prendas en su costo tienen un alto componente de mano de obra calificada. Además de sus colecciones, confeccionan para La Martina y Cardón.

 

De Italia a Buenos Aires

 

“El costo de Livorno-Buenos Aires era el mismo que el flete en camión Buenos Aires-Mar del Plata”, dice el directivo en su oficina del 2° piso donde funciona la fábrica, en Juan B. Justo al 800, a pocas cuadras del puerto. Abajo, 100 operarios le dan vida a una fábrica equipada con la mejor tecnología del mercado. Las últimas máquinas que compraron en Alemania también las bajaron en dos contenedores por Mar del Plata.

 

“La reducción en el costo del flete al operar directamente con el puerto local ronda el 40%”, subraya Maisonave. “Hace 30 años que importamos nuestras materias primas -cuenta- y poder hacerlo por acá es un beneficio muy importante”.

 

Cabrales también incorporó nuevo equipamiento importado desde Barcelona, directo a Mar del Plata. Es una máquina que mejorará el proceso del café y la calidad del trabajo de los operarios. La instalarán en un mes, una vez que concluya la ampliación de la fábrica.

 

Marcos cuenta que su abuelo, fundador de la compañía, no tuvo en cuenta aspectos que hoy son fundamentales al momento de comenzar a producir. “No estamos cerca de donde se genera la materia prima ni de los centros urbanos donde están nuestros principales consumidores. Por eso es importante bajar los costos logísticos.”

 

La multinacional McCain, que exporta papas fritas pre cocidas congeladas desde Balcarce a Brasil, hizo una experiencia piloto por Mar del Plata el año pasado, pero no volvió a cargar. Mantiene el envío por camión, al igual que otra empresa ícono de la ciudad como Havanna.

 

“Es más fácil el camión y nuestra frontera es amigable. Pero resulta carísimo”, resume Cabrales su experiencia inversa con los granos de café. El presidente Macri se reunió el viernes con referentes de la pesca local y entre los temas de la agenda, figuró el de sacar camiones de la ruta para evitar accidentes y mejorar la seguridad. Es que es frecuente el robo de mercadería por parte de piratas del asfalto.

 

Y eso que ha sido fundamental el apoyo de la pesca para el crecimiento de la actividad en los últimos meses. Pese a ser un año crítico para la actividad el año pasado, se triplicaron los envíos por Mar del Plata en comparación a 2015, según un informe estadístico que divulgó TC2, la terminal que opera con Maersk y MSC.

 

“Es muy importante que las empresas se hayan unido en la intención de mover su carga por este puerto. Lo hacen porque les resulta más conveniente, seguro y más barato”, dice Emilio Bustamante, uno de los directores de TC2.

 

El directivo destaca las señales de previsibilidad que han emitido las autoridades portuarias para garantizar el calado de la boca de acceso al puerto y sectores interiores con la obra de dragado de mantenimiento. En estos días comienza la obra que fue adjudicada a la española Canlemar, que hará el trabajo con la “Omvac Diez”, una draga de corte y succión, con una capacidad de cántara de 1200 m3.

 

La obra tiene un presupuesto de US$ 3,6 millones, en un programa que contempla 90 días corridos de trabajo. Como para mantener aceitada la herramienta que le permite a muchas empresas marplatenses mejorar su competitividad.

En el mar hay más merluza porque bajaron la pesca y la exportación

Así lo indica un informe oficial sobre la recuperación de la biomasa de esa especie; hace casi 20 años había sido declarada en emergencia por la captura sin control

La merluza, la especie más explotada en la Argentina y declarada en emergencia hace casi 20 años, ha em-pezado a recuperar su biomasa. Así lo indica un informe de la Auditoría General de LA NACION (AGN), aun-que la recuperación no es fruto de políticas públicas, sino de la coyuntura de la actividad pesquera que está en baja.

“La merluza común ha logrado en 2013 y 2014 una recuperación considerable de su biomasa, aunque no ha alcanzado su condición óptima, según las expectativas del Instituto Nacional de Investigación del Desarro-llo Pesquero (Inidep)”, indica el informe al que accedió LA NACION. Esta noticia, que entre los expertos y el propio sector consideran “demasiado optimista”, es el primer paso, según indican en la AGN.

“El Inidep no tiene los recursos para desarrollar campañas y obtener la información científica para evaluar el recurso con la mayor exactitud posible. No existe normativa que establezca la diferencia entre adultos y juveniles de la especie merluza común dificultando las tareas del inspector embarcado y la ejecución de medidas de protección del recurso”, sostiene el trabajo que auditó al Consejo Federal Pesquero, organismo que establece las cotas anuales y que cuenta con la información que analizó el organismo de control.

“Es un paso más para el conocimiento del recurso que no estaba disponible hasta ahora. Permite mostrar una de las áreas sobre las que se debe avanzar, que claramente es el Inidep”, indicó Jesús Rodríguez, audi-tor por el radicalismo.

Click Aqui
Para Ignacio Carciofi, investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política del Conicet, los re-sultados de la auditoría obedecen a varios factores: “Se aplicaron mayores medidas referidas a los sistemas tradicionales de control y monitoreo. Se consolidó la implementación del sistema de cuotas de pesca. Se sumaron factores económicos: la caída de los precios internacionales y la apreciación cambiaria”. En este último aspecto coinciden en el sector pesquero. LA NACION consultó a varios referentes que pidieron re-servar sus nombres y coincidieron en que la situación es crítica, especialmente en Mar del Plata.

Carciofi agregó datos en ese sentido: “Los precios internacionales descendieron 13,1% entre 2011 y 2015. Se observa una caída del volumen físico de las exportaciones: 25% en cuatro años. La demanda doméstica no compensó el panorama negativo de las ventas externas. En estos cuatro años, los desembarcos cayeron 7,5%, lo cual permite presumir que la flota pesquera ajustó mediante una menor actividad”.

“Desde el punto de vista de la conservación del recurso, la menor presión por las capturas ha significado un alivio. Se estaría asistiendo a una recuperación de la biomasa. Sin embargo hay que considerar que en caso de mejorar las condiciones económicas de explotación, muy posiblemente la flota retomará niveles de acti-vidad y volverán a aparecer los antiguos fantasmas de sobreexplotación del caladero”, agregó.

En la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), una de las ONG que hace campaña para evitar el colapso de la merluza, creen que es “demasiado optimista” hablar de recuperación. Uno de los problemas que seña-lan los ambientalistas es la captura de juveniles que impacta en la recuperación de la especie. Los argenti-nos hemos pedido más del 70% del total del stock y un 80% del recurso reproductivo en los últimos 20 años, alcanzando uno de los niveles más bajos de la historia.

“El nuevo gobierno ha mejorado los controles. La declaración está más cerca de lo que se desembarca. Esto ha generado dos problemas: las cooperativas truchas, donde se cortaba pescado en negro, sin declarar, tie-nen mucha menos materia prima y hay gente que se ha quedado sin trabajo; en algunos casos se blanquean descargas que antes no aparecían, que están sujetas a medidas de manejo complejas, como es el caso de rayas y tiburones”, indicó Guillermo Cañete, coordinador del Programa Marino de FVSA.

Colapso de una especie

En los últimos 20 años se ha perdido más del 70% del total del stock y un 80% del recurso reproductivo.

Entre 2011 y 2015, los precios internacionales de la merluza común bajaron 13,1%.

En ese mismo período, los desembarcos totales disminuyeron 7,5%.

Si las condiciones para exportar mejoran, es probable que pueda surgir la sobreexplotación de este recurso

Malcorra quiere avanzar en el diálogo con el Reino Unido por la pesca en Malvinas

Planteará la cooperación científica, como se practica en la Antártida, para estudiar la depredación de peces y su protección

Los planteos de soberanía de la Argentina para la Antártida y las islas Malvinas no son comparables: tienen fundamentos diferentes, tanto de forma como de fondo, y una historia que los distancia aún más. Pero la canciller Susana Malcorra pretende transitar un camino común para acercarlos: trasladar el modelo de cooperación científica internacional que existe en la Antártida hacia el Reino Unido, en este caso, para estudiar el estado de los recursos pesqueros en torno a las islas y protegerlos de la depredación.

 

 

Así lo dio a entender la funcionaria durante el viaje que encabezó este jueves a la base científica Carlini, que depende del Instituto Antártico de la Cancillería y está ubicada en la isla 25 de Mayo del archipiélago antártico de las Shetland del Sur.

 

Allí, la canciller volvió a defender el comunicado conjunto emitido con el Reino Unido en septiembre pasado, duramente criticado por la oposición y por la diputada de Cambiemos Elisa Carrió, que preside la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, y que amenazó con iniciarle juicio político a Malcorra.

 

 

La canciller enfatizó que a partir de ese comunicado y de diálogos posteriores se concretó un primer acuerdo con el Reino Unido para que se identifiquen los restos de los soldados argentinos enterrados en las Malvinas. Y que el paso siguiente será discutir la reanudación de los vuelos de las islas al continente.

 

Son temas que escalan en la sensibilidad nacional, pero que ni se comparan con la desconfianza que genera cualquier tipo de acuerdo que la Casa Rosada pueda entablar con el Reino Unido sobre la pesca en las islas y que pudiera ser tomada como un aval de la Argentina a la explotación de ese recurso.

 

Click Aqui

De todos modos, Malcorra abonó ese camino. Luego de descartar de plano que la conversación implique un aval a la “cuestión de fondo” (los permisos que expiden los isleños a las pesqueras), señaló que la cooperación científica podría abrir una vía de acercamiento. “Nos parece que hay una oportunidad de hacer un trabajo de investigación cooperativa [con el Reino Unido]”, señaló. ¿Con qué fin? “Para que tomemos medidas que protejan los recursos ictícolas”, dijo, y aclaró de inmediato: “Que para nosotros son nuestros”.

 

El camino elegido buscaría reflotar, en parte, los acuerdos entablados con el Reino Unido durante el menemismo, hoy suspendidos, a partir de los cuales los Estados empezaron a compartir información científica y técnica sobre la evolución de las especies de peces de altura, con el fin declarado, en ese momento, de evitar la sobrepesca.

 

El punto desata alertas, especialmente entre quienes observan que el interés de los isleños es contar con estudios sobre la disminución de las poblaciones de calamares y peces en las zonas que arriendan a buques extranjeros, lo que perjudica sus ingresos. Con nuevos estudios podrían revalorizar esos cotos de pesca.

 

Aunque existen esas prevenciones, Malcorra ve también la oportunidad, mediante la investigación científica, de marcar el “enorme impacto por la predación en el Atlántico Sur en general”. Tanto para proteger esos recursos como para poner de relevancia el valor de los trabajos de los científicos argentinos.

 

Es la tesis que se sigue en la Antártida, donde el Tratado Antártico firmado en 1959 congeló los reclamos de soberanía de los países firmantes, permitió desmilitarizar la región y poner a la ciencia como eje central de la presencia de los Estados. “En la Antártida la soberanía no se ejerce con armas, sino con resultados científicos”, dijo Malcorra a LA NACION.

 

En diálogo con Perfil, Malcorra ratificó esta línea de acercamiento con el Reino Unido en Malvinas. “No es exactamente trasladable el modelo de la Antártida, pero creo que hay algunas cuestiones, en particular la pesca, que nos interesan a nosotros así como le interesan al Reino Unido y le interesan al mundo, donde se podría llegar, en el paraguas que tenemos de soberanía que preserva nuestros derechos, a profundizar investigaciones conjuntas que se iniciaron en otro momento y que se congelaron”, indicó, en alusión a los acuerdos de los 90.

 

El siguiente paso en las conversaciones con el Reino Unido, según el comunicado conjunto de septiembre, sería la explotación de hidrocarburos, tema vetado por una ley argentina. Una norma que, para Malcorra, también deberá cambiarse “en caso de que haya acuerdo”.

Llamadas a las provincias

El ministro Frigerio habló con todos los gobernadores durante la última semana y ayer mismo, desde Europa, en escala rumbo a China. También lo hizo el viceministro del área, Sebastián García De Luca.

 

Contabilizaron el rechazo de nueve y el apoyo de solo quince mandatarios provinciales a favor: Domingo Peppo (Chaco), Juan Manuel Urtubey (Salta), Sergio Uñac (San Juan), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Miguel Lifschitz (Santa Fe), Juan Schiaretti (Córdoba), Hugo Passalacqua (Misiones), Claudia Ledesma (Santiago del Estero), Omar Gutiérrez (Neuquén), además de los cinco mandatarios de Cambiemos.

 

Sin embargo, muchos diputados de sus provincias, actuaron diferente, porque no responden a ellos. Es el caso de Schiaretti. Muchos legisladores cordobeses tributan a Massa y al ex gobernador José Manuel de la Sota.

 

El gobernador de Chubut, Mario Das Neves, era un aliado hasta hace una semana. En los últimos días, un DNU del Poder Ejecutivo le quitó los reembolsos a puertos patagónicos que exportan 8500 millones de dólares anuales en pesca, lana, y productos agropecuarios. Das Neves se queja de que el Gobierno no cumple los acuerdos y no lo entiende. Massa le dijo que para Chubut no habría impacto fiscal.

 

Muchos gobernadores se quejan, también, de las demoras en los pagos de las obras públicas. “Hay oportunismo político de algunos sectores de la oposición. Llama la atención verlos a todos juntos de vuelta”, concluyó una alta fuente de la Casa Rosada.

Por una industria naval argentina

En los países donde existe una industria naval con cierto grado de desarrollo, el cabotaje -carga, remolque, pesca, turismo, etc.-, se atiende con buques construidos en astilleros locales y tripulados por marinos del país.

 

La industria naval argentina pretende construir esos buques, porque somos capaces de hacerlo y porque sabemos que nuestra actividad genera trabajo de calidad, empleos altamente calificados con un promedio de sueldo más alto que la media del país, y desarrollo industrial que trasciende nuestro quehacer y posiciona la actividad para ganar mercados en el exterior.

 

 

Desde los astilleros argentinos deseamos trabajar en nuestra actividad y sin perder el norte fundamental: no queremos ser una carga para la Nación. Es mucho lo que el sector le puede aportar al país y poco lo que se solicita.

 

No buscamos privilegios ni prebendas, ni pretendemos que se cierre la importación de barcos, sólo ambicionamos competir en igualdad de condiciones y con economías equivalentes. La competencia implica similitud de reglas y escenarios. Un buque usado no es igual a uno nuevo.

 

Luego, nunca podremos desarrollarnos como industria naval cuando en el camino encontramos el muro de la importación indiscriminada de buques usados o la zancadilla del charteo eterno.

 

Compromiso

 

Es imposible pensar el desarrollo de una industria naval si no se cuenta con el acompañamiento de los armadores, génesis de nuestra tarea, quienes a su vez se verían beneficiados por la reedición de una curva de experiencia que permitirá afirmar idoneidad, rapidez en las entregas y costos más competitivos en los astilleros locales. Comprometemos nuestro esfuerzo, y esperamos lo mismo de nuestros clientes.

 

 

Cuatro remolcadores y cinco pesqueros nuevos botados en los dos últimos años en astilleros nacionales avalan la convocatoria.

 

La competencia que necesitamos es tan real que -en caso de materializarse nuestro planteo- astilleros de otros países estarán interesados en invertir en nuestro medio, ya sea por sí mismos o por integración con astilleros locales, uniones estas que generan un feedback muy provechoso. En síntesis, mayor trabajo para nuestra gente y aún mayor esfuerzo de quienes hoy estamos en la actividad, ya que deberíamos mejorar nuestras capacidades a efecto de no perder la carrera en el desafío que reclamamos.

 

Dos proyectos de Ley, uno de Industria Naval y otro de Marina Mercante obtuvieron media sanción en el Senado el 16 de Noviembre. La primera con escasa y la segunda con nula participación del sector industrial naval. Lamentablemente, una excelente posibilidad desaprovechada. Es inverosímil construir una norma equilibrada sin participación de todos los sectores involucrados. Leyes tan importantes y que hacen al trabajo de tanta gente deberían tener mayor trato y menor misterio.

 

En la Argentina existen cuatro Facultades dependientes de distintas universidades donde se forman profesionales para la ingeniería naval. El Estado aporta cuantiosos recursos para su formación. Lo mejor que puede pasar es que se capitalice esa inversión, que no sea un gasto, que los profesionales jóvenes que egresan no deban limitar su accionar laboral a presentar documentación ante las autoridades a fin de incorporar buques usados, y sí ejercer en plenitud su profesión con el diseño y construcción de embarcaciones de todo tipo en astilleros nacionales, y que la posibilidad de desarrollo profesional en el exterior sea sólo una elección, no una obligación.

 

El autor es presidente de TecnoPescaArgentina SA y vocal titular de la Federación de la Industria Naval Argentina.

 

Media sanción

 

El Senado aprobó por unanimidad un proyecto de ley que plantea beneficios impositivos para los armadores de buques, con el fin de favorecer el desarrollo de la marina mercante. La iniciativa, presentada por el senador de Proyecto Sur Fernando “Pino” Solanas, fue girado a la Cámara baja donde ya había presentado un proyecto similar el diputado del Bloque Justicialista Gustavo Martínez. Entre los objetivos figuran el fomento a la integración regional en las áreas de influencia de los ríos Paraguay y Paraná y el desarrollo y crecimiento sustentable de la flota mercante de bandera nacional, mediante el mejoramiento de su competitividad.

 

Se crea el Registro de Armadores Nacionales para ordenar un esquema de promoción fiscal.

Ley de marina mercante

Buscan que el tema se debata antes de fin de año

 

La semana pasada, en el despacho del senador Carlos Espínola, se hizo una reunión a la que asistieron integrantes de la Federación de Empresarios Navieros de la Argentina (FENA), legisladores y gremialistas del sector marítimo-fluvial para impulsar el tratamiento de una ley de marina mercante. Durante un Plenario realizado hace tres semanas, el senador Pino Solanas presentó un proyecto de ley de marina mercante. Se trata del segundo para el sector. El año pasado, el diputado Gustavo Martínez Campos presentó otro que aún no se trató.

 

Una ley para el sector generará más inversiones

Una ley para el sector generará más inversiones. Foto: Archivo

El secretario general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimos, Julio González Insfrán, dijo que se está dando un gran paso porque tanto senadores como diputados tratarán ambos proyectos y se han comprometido a analizar los aspectos más beneficiosos de cada uno para lograr convertirlo en ley hacia fines de 2016 o inicios de 2017. “Todos los sectores estamos convencidos de que una ley de Marina Mercante e Industria Naval que beneficie a los armadores y trabajadores traerá aparejadas inversiones e ingresos de divisas muy importantes para nuestro país”, dijo González Insfrán.