INIDEP evaluará la vieira patagónica en la Unidad de Manejo B

Mar y pesca noticias patagónicas

El Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) puso en marcha el sábado 3 de diciembre la campaña de evaluación de biomasa de vieira patagónica en la Unidad de Manejo  B, a bordo del Buque de Investigación Pesquera Oceanográfica (BIPO) Víctor Angelescu.

El crucero científico de 19 días de duración, tendrá como jefa científica a la Dra. Mariana Escolar y como objetivo principal el relevamiento de bancos y evaluación de biomasa de vieira total y de talla comercial en la Unidad de Manejo B. Complementariamente,  se estudiará la composición cuali-cuantitativa de la comunidad de vieira patagónica y se tomarán muestran para establecer la localización de la larva veliger de vieira en la columna de agua.

El área de investigación se encuentra localizada en la Unidad de Manejo de vieira patagónica denominada B. Esta Unidad queda integrada entre las latitudes 38º00’ y 39º55’ S y las longitudes aproximadas de 55º 10’ y 56°35’ O.

Cabe destacar que a lo largo de las distintas jornadas que componen la campaña, los investigadores tienen previsto realizar 152 lances de pesca, 32 estaciones CTD para la toma de muestras de agua destinadas a estudios de alcalinidad y 10 estaciones multired. A su vez, también se separarán residuos y plásticos que luego serán inventariados y analizados

Actualizan costos, en Unidades de Pesca, para el servicio de Inspectores de Pesca a bordo

Sitio de Internet – Pescare – Mar del Plata

La Disposición que lleva la firma del Subsecretario Dr. Carlos D. Liberman modifica el artículo 10 de la Disposición nro. 424 de fecha 29 de septiembre de 2004, de lo que era en ese momento el Ministerio de Economía y Producción.

A partir de la publicación en el Boletín Oficial de esta reciente normativa, la Disposición en su artículo 10 indicará ahora que “el armador del buque en que se embarcará el inspector de pesca deberá hacerse cargo de los gastos que a continuación se detallan”:

Tasa de servicio de inspección: Deberá abonarse en concepto de tasa de servicio de inspección por cada día de navegación 102 Unidades Pesca (UP).

El costo de los pasajes de ida y vuelta del inspector desde su punto de partida al puerto de despacho del buque en cuestión.

Los costos de hospedaje que pudieran surgir por la demora en la zarpada prevista por el armador desde el momento de la designación del inspector hasta la fecha en que efectivamente se produzca la misma.

La nueva Disposición será de aplicación para las mareas que sean iniciadas a partir del 1 de enero próximo al valor actual de las UP, hoy establecidas de antemano en un valor de $ 167.40 y que se modificará como ya está establecido a partir del próximo 23 de abril.

Vale destacar en el marco normativo indica que será requisito para el despacho a la pesca de cualquier buque que realice actividades de pesca contar con la presencia de al menos un inspector u observador a bordo, salvo expresa autorización debidamente fundada de la ex-Dirección de Control y Fiscalización Pesquera de la Dirección Nacional de Coordinación Pesquera.

En el año 2009 y en el 2014, el Consejo Federal Pesquero dispuso la priorización del embarque de inspectores en los buques de la flota pesquera nacional con una eslora mayor a 33 metros, y luego en el año 2019, una nueva Disposición modificó la ya mencionada Nº 424 de fecha 29 de septiembre de 2004,  la que en su redacción actual establece que “los inspectores nacionales de pesca a bordo serán designados en sus tareas mediante la realización de sorteos de agentes y buques, cuyos listados serán publicados en la página web del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca”.

En los considerandos de la nueva normativa también se indica que la Dirección Nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera, entendió que, en atención a los once años transcurridos desde la última actualización, correspondía promover la modificación del valor diario del arancel por inspección teniendo en cuenta las alteraciones de las variables económicas ocurridas en ese plazo, y por razones de eficiencia administrativa, esta autoridad encontró oportuno adoptar un sistema de medición y cálculo superador al entonces vigente y que simplifique el cálculo de las distintas obligaciones de pago que componen el Fondo Nacional Pesquero (FO.NA.PE.), estableciendo para el cálculo de la tasa de servicio de inspección creada por el Artículo 10 de la citada Disposición Nº 424/04 a la unidad de valor denominada UP.

Consideraron además que resulta oportuno resaltar que las tareas de las y los fiscalizadores embarcados se integran bajo un sistema de recuperación de costos en el que las y los usuarios de las distintas pesquerías (propietarios y locatarios de permisos de pesca nacionales) colaboran financieramente con el servicio desarrollado en su propio beneficio.

Las distintas razones que figuran en la ahora nueva Disposición es que propusieron aumentar la cantidad de Unidades Pesca en concepto de tasa de servicio de inspección por día de navegación en un 64%, lo que equivaldría a 40 Unidades de Pesca (UP) adicionales, arrojando un total de 102 por día de navegación.

Argentina busca consenso internacional por pesca ilegal

Diario Provincia 23 – Ushuaia

La Argentina busca consensos internacionales para regular en parámetros sostenibles la actividad pesquera al sur de las Islas Georgias del Sur, donde la ocupación ilegal del Reino Unido otorgó permisos para pesca de merluza negra.

En Hobart, Australia, se llevó a cabo la 41ª reunión de la Comisión para Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos en la que nuestro país impulsó la defensa de los stocks de merluza negra y otras especies en peligro en las aguas antárticas y sus adyacencias, donde la ocupación ilegal del Reino Unido otorgó permisos sin el necesario acuerdo, mientras que en simultáneo trabaja para armonizar la pesca de krill al norte de la Antártida.

Ushuaia.- La Argentina busca consensos internacionales para regular en parámetros sostenibles la actividad pesquera al sur de las Islas Georgias del Sur, donde la ocupación ilegal del Reino Unido otorgó permisos para pesca de merluza negra sin el necesario acuerdo de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA), mientras que en simultáneo trabaja para armonizar la pesca de krill al norte de la Península Antártica con el proyecto de Área Marina protegida que impulsa junto a Chile para esa región.

Diplomáticos y científicos argentinos viajaron en noviembre a la ciudad australiana de Hobart, sede de la CCRVMA, para participar de la 41º reunión de ese mecanismo multilateral creado para proteger la biodiversidad de las aguas antárticas y sus adyacencias.

Ese encuentro fue el primero en el que las delegaciones de los 26 países miembros, la Unión Europea y los 10 adherentes volvieron a verse cara a cara después de dos años de gestiones virtuales a causa de la pandemia de Covid-19.

En ese ámbito, la Argentina trabaja para proteger los stocks de merluza negra en el Atlántico Sur, afectados por la decisión unilateral del Reino Unido de otorgar permisos de pesca en aguas sobre las que los reglamentos de CCRVMA no le reconocen derechos soberanos y en donde el consenso del resto de los integrantes de este mecanismo multilateral es el de evitar la actividad pesquera sin establecer antes medidas de protección para la biodiversidad marina.

El secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería Argentina, Guillermo Carmona, afirmó en diálogo con Télam que «lo que en estos momentos sucede con la pesca de merluza negra al sur de las Islas Georgias es un episodio que da cuenta de la situación crítica de CCRVMA como ámbito multilateral porque estamos ante una flagrante violación de este mecanismo por parte del Reino Unido».

El director de Política Exterior Antártica, Fausto López Crozet, que participó de la reunión en Hobart, indicó a Télam que «el Tratado Antártico alcanza todo al sur del paralelo 60, pero CCRVMA lo que busca es seguir la convergencia antártica que es el área donde chocan las aguas más frías del sur con las más cálidas del norte y crean todo un ecosistema específico; entonces en el caso de la zona de las Islas Georgias del Sur alcanza las aguas que las rodean lo mismo que a las Islas Sandwich del Sur».

«Todos los países que forman parte del sistema de CCRVMA reconocen su funcionamiento, dentro del sistema hay islas que pertenecen a Francia, otras que pertenecen a Australia, otras de Noruega y en todas en las que hay una soberanía reconocida por todos los integrantes cada país puede aplicar normas nacionales, mientras que el único caso en el que no se pueden aplicar medidas nacionales es en las Islas Georgias del Sur porque ahí no hay una soberanía de estado reconocida por todos porque el Reino Unido no reconoce nuestra soberanía y Argentina junto a otros países no reconoce la del Reino Unido», señaló.

El funcionario recordó que «hace 40 años que para administrar la pesca en las Islas Georgias del Sur se trabaja con el régimen de la CCRVMA, los franceses o los australianos pueden tomar medidas unilaterales en sus islas, pero el Reino Unido no puede hacer lo mismo en las nuestras».

López Crozet señaló que el conflicto surge «el año pasado cuando Rusia no dio consenso para que hubiese una medida de conservación que determine los límites de captura en esa zona con lo que el entendimiento del resto de los miembros de CCRVMA era que si no había consenso en medidas de conservación no se podía pescar, sin embargo, los británicos consideraron que por su pretensión de soberanía podían tomar medidas unilaterales y se largaron a pescar ellos solos».

«Los que estaban pescando ahí, que eran Uruguay, Chile y Nueva Zelanda dejaron de hacerlo porque entendieron que no había medida de conservación que lo habilite e incluso Estados Unidos, principal importador de merluza negra, no aceptó importaciones provenientes de esa área porque no había medida de conservación multilateral que valide la pesca», contrastó.

El diplomático añadió que «en esa zona quedaron operando cuatro buques pesqueros de bandera británica financiados por capitales británicos y noruegos, no es casual que en la reunión el único país miembro que salió a apoyar al Reino Unido fue Noruega, a la que en la segunda semana se le sumó Ucrania de manera sorpresiva».

«En CCRVMA todas las decisiones se toman por consenso, tanto Argentina como otros países entendieron que lo que estaba haciendo el Reino Unido era pesca ilegal y mandamos los buques a la lista provisional de pesca ilegal, hay un procedimiento en el que señalamos que hubo un incumplimiento de grado 3, el más grave y los únicos que se opusieron fueron el Reino Unido y Noruega; pero como la decisión solo es por consenso y tienen que estar todos de acuerdo no hubo sanción contra el Reino Unido», agregó.

Respecto de las posibles sanciones, el funcionario apuntó: «mandamos notas durante todo el año a la secretaría de CCRVMA contando la situación, hablamos con los principales importadores y la mayoría de los países tienden a tener la posición nuestra; hay un sistema de documentación de captura y pedimos que los británicos no tengan acceso, pero como es por consenso tampoco se pudo, por eso estamos hablando con los importadores para pedirles que no les compren».

Lo que ofrece la Argentina, explicó Carmona, es organizar una campaña científica para analizar el stock de merluza negra en la zona y sobre la base de ese conocimiento científico avanzar en el ámbito de la CCRVMA con las medidas de conservación que sean necesarias.

«El Instituto Nacional de Investigación Pesquera (Inidep) hace años que investiga en esa misma zona los stocks de peces de hielo, así que sumar a esa experiencia la tarea de monitorear la merluza negra sería una herramienta para regresar la situación al mecanismo de gestión multilateral», destacó.

En ese sentido, Carmona remarcó que «la objeción planteada por Rusia no habilitaba al Reino Unido a romper las reglas del juego, los británicos vulneraron ese principio que tanto mentan del ‘orden internacional basado en reglas’ y además de romper con la lógica de CCRVMA también violan la resolución de Naciones Unidas que prohíbe acciones unilaterales en un área donde hay una disputa de soberanía».

«Argentina está comprometida históricamente con las reglas del multilateralismo y esa consistencia y previsibilidad la convierte en un factor de estabilidad en el sistema del Tratado Antártico y también en CCRVMA; alentamos los consensos, rechazamos medidas unilaterales y manifestamos preocupación por la degradación de ámbitos multilaterales por las tensiones geopolíticas», finalizó el funcionario.

La delegación argentina en Hobart estuvo presidida por López Crozet, y conformada por el Embajador argentino en la Mancomunidad de Australia, Máximo Gowland, la Consejera Cynthia Mulville, el secretario Javier de Cicco, la licenciada Paola Gucioni, así como las científicas Marina Abas y Emilce Rombolá, entre otros científicos y científicas de la Dirección Nacional del Antártico/Instituto Antártico Argentino, y el experto Enrique Marschoff.

Estremar y San Arawa solicitan modificación de medidas de administración para la especie merluza de cola

Sitio de Internet – Mar y pesca noticias patagónicas

Ante la captura recurrente de individuos de tallas menores a las estipuladas en la reglamentación actual, las empresas Estremar y San Arawa solicitaron mediante una nota enviada al Consejo Federal Pesquero la modificación de las medidas de administración de merluza de cola.

Las firmas informaron que han analizado diferentes cuestiones como la efectividad de la regla de desplazarse 5 millas náuticas ante una alta proporción de individuos de tallas menores en las capturas, el cambio del tamaño de malla en las redes, el estado de salud del recurso, la situación de equilibrio entre el tamaño del efectivo y el esfuerzo pesquero, el tamaño mínimo de los individuos capturados y la CMP.

La solicitud fue tratada durante la última reunión del CFP donde se acordó remitir la presentación al INIDEP a fin de que emita opinión técnica sobre el tema.

Chile y Argentina van por una Área Marina Protegida en el Mar Antártico

Sitio de Internet – Pescare – Mar del Plata

Se presentó una nueva propuesta en conjunto entre nuestro país y la República de Chile. La misma es en referencia a la creación de otra Área Marina Protegida al norte de la Península Antártica.

La presentación se realizó ante la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos a través de un documento que consta de 143 fojas, donde científicos muestran el porqué de crear una nueva Área Marina Protegida.

Nuestro país y el Estado trasandino han propuesto crear esa Área al norte del Península Antártica, en aguas donde la pesca de kril -que no se encuentra regulada- podría afectar sobre la biodiversidad de ese ecosistema.

El pequeño crustáceo, es el alimento de grandes cantidades de aves, cetáceos y peces en aguas antárticas, pero a su vez es capturado por la industria pesquera de varios países, donde también se transformó en un proteína que es utilizada para el consumo humano.

En la reunión que se llevó a cabo en la ciudad australiana de Hobart, la delegación de nuestro país, presentó la iniciativa de protección, en tanto que los países miembros de ese mecanismo multilateral acordaron incorporar la propuesta a los debates de su próximo encuentro.

Fausto López Crozet, director de Política Exterior Antártica, que participó de la reunión en Hobart, comentó que «hasta ahora hay dos áreas marinas protegidas, en las Islas Orcadas y en el Mar de Ross que se aprobaron hace varios años; después de eso surgieron otros tres proyectos en el Mar de Weddell, Antártida Oriental y al norte de la Península Antártica que es la que impulsamos junto a Chile y la que tiene mayor grado de avance».

El funcionario remarcó que «en la última reunión de CCRVMA nos dieron oportunidad de hacer una presentación a todas las partes e hicimos un repaso que incluyó 143 capas de datos científicos que conforman la documentación más completa para un proyecto de AMP; casi todos los países apoyan la idea salvo dos que no es que no estén convencidos de esta propuesta en particular, sino que tienen dudas sobre el sistema de áreas protegidas en general».

Además dejó en claro que «la creación de una AMP no implica prohibir la pesca en general, sino tener algunos sectores cerrados, otros con restricciones y otros habilitados para la industria pesquera, para que se pueda monitorear el impacto ambiental de esa actividad económica y comparar los resultados; en ese camino también estamos dialogando con países de tradición pesquera que lo que proponen es armonizar el proyecto con la pesca de krill para que esta se pueda llevar adelante en condiciones de sostenibilidad para el ecosistema». Digamos, que desde hace años, modernos buques procesadores de Krill de la flota de Noruega, se hacen presente en el mar aledaño a Islas Orcadas, Mar de Weddell y en aguas adyacentes a la península Antártica, que capturan grandes volumenes de Krill, procesados a bordo para obtener aceite omega 3 y subproductos para la industria farmaceutica, belleza y medicinal. Verdaderos laboratorios flotantes de ultima generacion.

AMP Peninsula Antartica. Chile-Argentina

Esta propuestas que incluye a los dos países, comenzó a gestarse en el año 2018, es el fruto de un trabajo científico profundo de investigadores e investigadoras del Instituto Antártico Argentino (IAA) y su par chileno.

En los estudios demuestran la necesidad de proteger el hábitat antártico en esta zona, considerada muy vulnerable al cambio climático y a la actividad humana como la pesca.

Al respecto, para el año próximo se realizará una sesión extraordinaria de la Comisión para avanzar en el establecimiento de un sistema representativo de áreas marinas protegidas en las aguas que rodean la Antártida.

Marea roja: habilitan pesca de vieira a artesanales que padecen la inactividad

Diario El Chubut – Comodoro Rivadavia

El fenómeno perjudica fuertemente al sector pesquero artesanal, que lleva más de 60 días sin poder pescar. Se desconoce cuánto se prolongará la veda en ambos golfos. Sin embargo, la baja de valores permitió aprovechar el callo de vieira antes del cierre biológico de temporada.

La Asociación de Pescadores Artesanales había estado solicitando que se realicen de forma continua los análisis y muestreos en los golfos, a la espera que bajen los índices de marea roja y así poder trabajar con los callos de las vieiras.

El calendario también apura: el 15 de diciembre se corta la pesca de vieira por veda biológica. Ahora el recurso esta en época de sobe, y con el correr de los días ya quedará sin las características propias que la hacen rica para la pesca.

Los pescadores artesanales dependen para su subsistencia de recursos cuya extracción es vedada temporalmente. Los eventos de marea roja, junto con la contaminación, la degradación del ambiente, los impactos del cambio climático, y los desastres de origen natural o antrópico, afectan de manera creciente a las comunidades de pescadores artesanales y atentan contra el uso sostenible de los recursos pesqueros.

Lo cierto es que los indicadores de marea roja, analizador por el “Plan Provincial de Prevención y Control de la Marea Roja”, acompañaron de buena manera para que a partir del viernes 2 de diciembre se pueda habilitar el recurso vieira para hacer callo por los días que quedan.

La disposición salió este viernes y podría estirarse y habilitarla hasta el día 20.

Más en esta época del año, cada día de pesca son celebrados por los artesanales que vienen sin poder trabajar hace más de dos meses. Por eso también solicitarían, en tanto el recurso acompañe, más días de pesca, recordando que en otros años se llegó a pescar hasta el 28 de diciembre.

Además, la comercialización de recursos que tenían almacenados (capturados previamente a la aparición de la marea roja) se ha reducido drásticamente por el temor de la población a consumir productos de mar.

La decisión se terminó de cerrar en la mañana del jueves, en Rawson, tras una reunión entre el Secretario de Pesca, Gabriel Aguilar, y representantes de la Asociación de Pescadores Artesanales.

SOLO CALLO DE VIEIRA

En los golfos Nuevo y San José de Península Valdés, los eventos de marea roja ocurren estacionalmente, mayormente en la primavera y el verano. Por ejemplo, entre los años 2003 y 2014, las vedas en estos golfos duraron en promedio 171 y 183 días, respectivamente.

Ante su aparición, se activa un procedimiento acordado entre autoridades y el sector pesquero artesanal, que permite a los marisqueros por buceo continuar extrayendo vieira para elaborar sólo el producto callo (músculo abductor), que es inocuo si se manipula adecuadamente en plantas procesadoras habilitadas. Sin embargo, en el caso de Península Valdés, dicho procedimiento sólo puede garantizarse para la vieira, quedando vedada la explotación de otros recursos bentónicos.

La Argentina busca consensos internacionales para proteger la biodiversidad del Atlántico Sur

Diario El Chubut – Comodoro Rivadavia

La Argentina busca consensos internacionales para regular en parámetros sostenibles la actividad pesquera al sur de las Islas Georgias del Sur, donde la ocupación ilegal del Reino Unido otorgó permisos para pesca de merluza negra sin el necesario acuerdo de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA), mientras que en simultáneo trabaja para armonizar la pesca de krill al norte de la Península Antártica con el proyecto de Área Marina protegida que impulsa junto a Chile para esa región.

Diplomáticos y científicos argentinos viajaron en noviembre a la ciudad australiana de Hobart, sede de la CCRVMA, para participar de la 41º reunión de ese mecanismo multilateral creado para proteger la biodiversidad de las aguas antárticas y sus adyacencias.

Ese encuentro fue el primero en el que las delegaciones de los 26 países miembros, la Unión Europea y los 10 adherentes volvieron a verse cara a cara después de dos años de gestiones virtuales a causa de la pandemia de Covid-19.

En ese ámbito, la Argentina trabaja para proteger los stocks de merluza negra en el Atlántico Sur, afectados por la decisión unilateral del Reino Unido de otorgar permisos de pesca en aguas sobre las que los reglamentos de CCRVMA no le reconocen derechos soberanos y en donde el consenso del resto de los integrantes de este mecanismo multilateral es el de evitar la actividad pesquera sin establecer antes medidas de protección para la biodiversidad marina.

El secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería Argentina, Guillermo Carmona, afirmó en diálogo que «lo que en estos momentos sucede con la pesca de merluza negra al sur de las Islas Georgias es un episodio que da cuenta de la situación crítica de CCRVMA como ámbito multilateral porque estamos ante una flagrante violación de este mecanismo por parte del Reino Unido».

El director de Política Exterior Antártica, Fausto López Crozet, que participó de la reunión en Hobart, indicó que «el Tratado Antártico alcanza todo al sur del paralelo 60, pero CCRVMA lo que busca es seguir la convergencia antártica que es el área donde chocan las aguas más frías del sur con las más cálidas del norte y crean todo un ecosistema específico; entonces en el caso de la zona de las Islas Georgias del Sur alcanza las aguas que las rodean lo mismo que a las Islas Sandwich del Sur».

«Todos los países que forman parte del sistema de CCRVMA reconocen su funcionamiento, dentro del sistema hay islas que pertenecen a Francia, otras que pertenecen a Australia, otras de Noruega y en todas en las que hay una soberanía reconocida por todos los integrantes cada país puede aplicar normas nacionales, mientras que el único caso en el que no se pueden aplicar medidas nacionales es en las Islas Georgias del Sur porque ahí no hay una soberanía de estado reconocida por todos porque el Reino Unido no reconoce nuestra soberanía y Argentina junto a otros países no reconoce la del Reino Unido», señaló.

El funcionario recordó que «hace 40 años que para administrar la pesca en las Islas Georgias del Sur se trabaja con el régimen de la CCRVMA, los franceses o los australianos pueden tomar medidas unilaterales en sus islas, pero el Reino Unido no puede hacer lo mismo en las nuestras».

López Crozet señaló que el conflicto surge «el año pasado cuando Rusia no dio consenso para que hubiese una medida de conservación que determine los límites de captura en esa zona con lo que el entendimiento del resto de los miembros de CCRVMA era que si no había consenso en medidas de conservación no se podía pescar, sin embargo, los británicos consideraron que por su pretensión de soberanía podían tomar medidas unilaterales y se largaron a pescar ellos solos».

«Los que estaban pescando ahí, que eran Uruguay, Chile y Nueva Zelanda dejaron de hacerlo porque entendieron que no había medida de conservación que lo habilite e incluso Estados Unidos, principal importador de merluza negra, no aceptó importaciones provenientes de esa área porque no había medida de conservación multilateral que valide la pesca», contrastó.

El diplomático añadió que «en esa zona quedaron operando cuatro buques pesqueros de bandera británica financiados por capitales británicos y noruegos, no es casual que en la reunión el único país miembro que salió a apoyar al Reino Unido fue Noruega, a la que en la segunda semana se le sumo Ucrania de manera sorpresiva».

«En CCRVMA todas las decisiones se toman por consenso, tanto Argentina como otros países entendieron que lo que estaba haciendo el Reino Unido era pesca ilegal y mandamos los buques a la lista provisional de pesca ilegal, hay un procedimiento en el que señalamos que hubo un incumplimiento de grado 3, el más grave y los únicos que se opusieron fueron el Reino Unido y Noruega; pero como la decisión solo es por consenso y tienen que estar todos de acuerdo no hubo sanción contra el Reino Unido», agregó.

Respecto de las posibles sanciones, el funcionario apuntó: «mandamos notas durante todo el año a la secretaría de CCRVMA contando la situación, hablamos con los principales importadores y la mayoría de los países tienden a tener la posición nuestra; hay un sistema de documentación de captura y pedimos que los británicos no tengan acceso, pero como es por consenso tampoco se pudo, por eso estamos hablando con los importadores para pedirles que no les compren».

Lo que ofrece la Argentina, explicó Carmona, es organizar una campaña científica para analizar el stock de merluza negra en la zona y sobre la base de ese conocimiento científico avanzar en el ámbito de la CCRVMA con las medidas de conservación que sean necesarias.

«El Instituto Nacional de Investigación Pesquera (Inidep) hace años que investiga en esa misma zona los stocks de peces de hielo, así que sumar a esa experiencia la tarea de monitorear la merluza negra sería una herramienta para regresar la situación al mecanismo de gestión multilateral», destacó.

En ese sentido, Carmona remarcó que «la objeción planteada por Rusia no habilitaba al Reino Unido a romper las reglas del juego, los británicos vulneraron ese principio que tanto mentan del ‘orden internacional basado en reglas’ y además de romper con la lógica de CCRVMA también violan la resolución de Naciones Unidas que prohíbe acciones unilaterales en un área donde hay una disputa de soberanía».

«Argentina está comprometida históricamente con las reglas del multilateralismo y esa consistencia y previsibilidad la convierte en un factor de estabilidad en el sistema del Tratado Antártico y también en CCRVMA; alentamos los consensos, rechazamos medidas unilaterales y manifestamos preocupación por la degradación de ámbitos multilaterales por las tensiones geopolíticas», finalizó el funcionario.

La delegación argentina en Hobart estuvo presidida por López Crozet, y conformada por el Embajador argentino en la Mancomunidad de Australia, Máximo Gowland, la Consejera Cynthia Mulville, el Secretario Javier de Cicco, la licenciada Paola Gucioni, así como las científicas Marina Abas y Emilce Rombolá, entre otros científicos y científicas de la Dirección Nacional del Antártico/Instituto Antártico Argentino, y el experto Enrique Marschoff.

Avanza la conformación de una comisión asesora para el manejo de La Cascada

Diario El Chubut – Comodoro Rivadavia

Se efectivizó la primera reunión de la Comisión Asesora para la elaboración de una propuesta del Plan de Manejo para el área de La Cascada, tal lo establecido por la Ordenanza Municipal 165/2022. Encuentro donde participaron representantes de distintas áreas municipales y otras instituciones como el Ejército Argentino, la Cooperativa 16 de Octubre, agrupación «Amigos de La Cascada», Secretaría de Bosques del Chubut, Facultad de Ciencias Naturales y Ciencias de la Salud de la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco, Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP), INTA Esquel, Instituto Provincial del Agua, Dirección de Pesca Continental del Chubut, Club de Observadores de Aves Diucón Comarca Los Alerces, Secretaria de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut, Ente Mixto de Turismo y del Concejo Deliberante (HCD).

En la oportunidad, el secretario de Ambiente, Omar Pico, fue el encargado de dar la bienvenida, dando cuenta del motivo de la convocatoria y los objetivos de trabajo que fueron encomendados por el HCD hacia esta nueva comisión.

Por su parte el representante del Ejército, Cristian Arévalos planteó la problemática de las transgresiones a las áreas que administran, como la basura, perros sueltos, accidentes, y la responsabilidad que recae sobre el ejército en estas situaciones. En tanto que la representante de “Los Amigos de la Cascada”, loana Liempe, llamó la atención sobre la necesidad de regular los usos para que exista un instrumento para sancionar usos no permitidos. Por su parte, Juan López, referente del mismo grupo hizo mención sobre el uso del fuego en el área.

Entre otros puntos señalados, el representante de la Cooperativa 16 de Octubre Ing. Daniel Schvezov se refirió al trabajo realizado por la institución cooperativa en el mantenimiento del canal del faldeo que es el que alimenta «La Cascada”.

Por otra parte, la representante de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNPSJB, Dra. Adriana Kutschker, apeló trabajar sobre toda la cuenca del Arroyo Esquel con el fin de identificar, zonificar y regular, los usos que suceden en la misma.

Una vez abordados estos temas, el secretario de Ambiente, Picco solicitó a las instituciones presentes que designen a sus representantes de manera formal para continuar con el trabajo y la conformación de la Comisión, y propuso un nuevo encuentro para el día 15 de diciembre a las 11 horas.

Cómo afecta la marea roja al sector de la pesca artesanal

Diario de Madryn – Pto. Madryn

El Plan Provincial de Prevención y Control de la Marea Roja en el Litoral Marítimo de la provincia de Chubut define a la marea roja como “la proliferación de ciertas microalgas productoras de biotoxinas, que son concentradas por moluscos bivalvos y gasterópodos cuando filtran el agua de mar al alimentarse”. Se trata de un evento natural e impredecible en cuanto a su aparición y duración, y en los últimos años se incrementó la detección, en parte debido a muestreos más intensivos en la plataforma argentina.

Uno de los problemas es que la presencia de toxinas en los organismos filtradores afectados (como caracoles, vieira, mejillón, cholga y almejas) no resulta evidente ya que no cambian su color, olor, ni aspecto. Tampoco es posible eliminar la toxina a través de la cocción, por lo que el consumo de organismos afectados genera un riesgo alto para la salud humana, pudiendo incluso ocasionar la muerte cuando los niveles de toxina son elevados.

En Chubut, se desarrolla desde 2011 el Plan Provincial de Prevención y Control de la Marea Roja (Decreto 309/2011) bajo la responsabilidad de los Organismos Provinciales de Ambiente, Salud, Pesca y Turismo. Este plan consta de seis programas que abarcan la toma de muestras de fitoplancton, agua y moluscos bivalvos y gasterópodos; el monitoreo de especies nocivas del fitoplancton y de parámetros ambientales relacionados; el control de toxicidad en moluscos; la capacitación y difusión sobre el fenómeno de la marea roja en la provincia; la detección de sintomatología en los hospitales y centros de atención médica; y el establecimiento de vedas a la extracción y comercialización de moluscos a nivel provincial.

Los efectos de la marea roja sobre la salud humana son conocidos, y la detección de niveles elevados de toxinas en las muestras recogidas en el marco de los programas de monitoreo es ampliamente difundida. Esa información es utilizada para emitir recomendaciones a la comunidad y vedar la extracción de especies de mariscos en las zonas afectadas. Aún cuando los efectos de la marea roja sobre especies de fauna silvestre han pasado más desapercibidos, existen numerosos registros de mortandades atribuibles a niveles elevados de estas toxinas en el ambiente marino. Recientemente, los medios difundieron la muerte de 30 ballenas francas en sólo 17 días (entre el 24 de septiembre y el 11 de octubre de 2022) en el Golfo Nuevo, Península Valdés. Las necropsias permitieron detectar toxina paralizante de molusco en las muestras, lo que sostiene la hipótesis de una mortandad debida a una floración algal nociva en dicho golfo (https://ballenas.org.ar/).

Un impacto menos documentado y difundido de este fenómeno es el generado sobre la pesca y lxs pescadorxs artesanales que dependen para su subsistencia de recursos cuya extracción es vedada temporalmente. Los eventos de marea roja, junto con la contaminación, la degradación del ambiente, los impactos del cambio climático, y los desastres de origen natural o antrópico, afectan de manera creciente a las comunidades de pescadorxs artesanales y atentan contra el uso sostenible de los recursos pesqueros (https://www.infobae.com/america/mexico/2022/08/10/el-turismo-y-los-pescadores-son-losmas-afectados-por-el-avance-de-la-marea-roja-en-yucatan/). Para el Atlántico Sudoccidental (específicamente para la costa de Uruguay) existen registros de una ocurrencia creciente, y de una mayor frecuencia y duración de los eventos de marea roja, que suelen acompañarse de prohibiciones temporales en la recolección de bivalvos y otras especies afectadas. Ante eventos de esta naturaleza, se han implementado en diferentes países compensaciones económicas transitorias al sector pesquero afectado a fin de mitigar las pérdidas producto de la imposibilidad de salir a pescar. Por ejemplo, en el año 2013 en Galicia, España, se compensó económicamente (hasta un 60% de las pérdidas acreditadas) a productores de mejillón que debieron parar su actividad durante más de cuatro meses como consecuencia de eventos sucesivos de marea roja (https://www.lavozdegalicia.es/noticia/economia/2014/02/25/mar-dedicara-15-millones-paliar-perdidas-marea-roja/0003_201402G25P37991.htm). En 2016, en Chiloé, Chile, ante una grave crisis social generada por una floración algal nociva sin precedentes, el gobierno ofreció un bono compensatorio a pescadores artesanales que estuvieron hasta dos meses sin poder trabajar, generándose multitudinarias protestas por ser considerado insuficiente  

En la provincia de Chubut en particular, y en Argentina en general, no se han puesto en marcha mecanismos para compensar las pérdidas económicas sufridas por las familias de pescadorxs durante las vedas impuestas a la recolección y consumo de mariscos por marea roja. La legislación nacional (Ley 11477/1993 que crea el fondo Nacional de Pesca FONAPE) y provincial (Ley 2519/1992 y Disposición 430/2009 de Río Negro, y Ley 2934/2006 de Santa Cruz) contempla la creación de fondos para el desarrollo y promoción del sector artesanal, y establece los presupuestos mínimos de protección ambiental para garantizar acciones, instrumentos y estrategias adecuadas de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, incluyendo un Plan Nacional con estos fines (Ley 27520/2019 y Decreto Reglamentario 1030/2020). Los eventos de marea roja están estrechamente vinculados a cambios en variables ambientales y su frecuencia e intensidad se ven potencialmente incrementadas por la crisis climática. A pesar de ello, todavía no se han implementado en el país medidas de adaptación y mitigación específicas para el sector de la pesca artesanal.

En los golfos Nuevo y San José, Península Valdés, los eventos de marea roja ocurren estacionalmente, mayormente en la primavera y el verano. Por ejemplo, entre los años 2003 y 2014, las vedas en estos golfos duraron en promedio 171 y 183 días, respectivamente. Ante su aparición, se activa un procedimiento acordado entre autoridades y el sector pesquero artesanal, que permite a los marisqueros por buceo continuar extrayendo vieira para elaborar sólo el producto callo (músculo abductor), que es inocuo si se manipula adecuadamente en plantas procesadoras habilitadas. Este procedimiento ha sido autorizado también en Chile durante el evento de marea roja ocurrido en 2016, permitiéndose la extracción del gasterópodo conocido como “loco” de las Áreas de Manejo procesado en plantas que aseguraran su inocuidad (https://www.aqua.cl/2016/05/02/marea-roja-nueva-resolucion-permite-a-pescadores-operarareas-de-manejo-de-locos/#). Sin embargo, en el caso de Península Valdés, dicho procedimiento sólo puede garantizarse para la vieira, quedando vedada la explotación de otros recursos bentónicos. En el evento de marea roja más reciente (octubre de 2022) que abarcó ambos golfos, Nuevo y San José, la autoridad pesquera no autorizó el procesamiento de callo de vieira por los valores inusualmente elevados de marea roja detectados. Ante esta situación, el sector de marisquería por buceo local ofreció formalmente (mediante nota) apoyo logístico a la autoridad pesquera provincial para facilitar la toma de muestras. Los pescadores locales (en particular los marisqueros por buceo y los recolectores de costa que recogen el marisco a pie) llevan aproximadamente 60 días sin poder pescar y la veda total (incluyendo el callo de vieira) se ha extendido desde el 17/11/2022 por tiempo indeterminado en el Golfo San José (Circular N० 04/2022 SsP-SP). Además, la comercialización de recursos que tenían almacenados (capturados previamente a la aparición de la marea roja) se ha reducido drásticamente por el temor de la población a consumir productos de mar. En Comodoro Rivadavia y la zona sur de la provincia el panorama es similar, agravado por las mayores distancias a las ciudades donde se realizan los análisis de marea roja, el menor grado de organización de los pescadores artesanales y la menor articulación existente entre el sector pesquero y la autoridad de aplicación. En los últimos años, las vedas implementadas en esta zona abarcaron el período de diciembre a marzo, con excepción del año 2020 en el que la veda se prolongó durante aproximadamente 400 días, producto de las contingencias asociadas a la pandemia de COVID 19.

“Es imperioso implementar mecanismos ya contemplados en la legislación que brinden soluciones inmediatas ante situaciones impredecibles de esta naturaleza. Estos fenómenos aumentan aún más la incertidumbre a la que suele estar expuesta la actividad pesquera y agravan la condición de vulnerabilidad social de muchas familias de pescadorxs”, señalaron desde el Cenpat de Puerto Madryn. (Fuente: CONICET Cenpat)

Una grúa flotante rescatará al Pescargen IV que permanece hundido en el muelle Storni

Diario El Chubut – Comodoro Rivadavia

Los trabajos estarán a cargo de la misma empresa que hizo el dragado del puerto de Rawson. El buque, que se encuentra junto al muelle Storni, será completamente desguazado hasta convertirlo en chatarra.

Una grúa flotante rescatará al Pescargen IV que permanece hundido en el muelle Storni

Servimagnus, la misma empresa que fue encargada del dragado en Puerto Rawson, realizará el salvamento y posterior desguace del buque pesquero Pescargen IV, que escoró en Puerto Madryn el 5 de agosto pasado y desde entonces permanece allí hundido.

La semana  que viene zarpará desde el puerto de Buenos Aires rumbo a Chubut la grúa flotante Magnus VI, que llegaría el próximo 10 de diciembre y comenzará con las tareas de inmediato. El proyecto concluirá a principios del año próximo.

Una vez reposicionado, el pesquero será amarrado al Sitio IV, donde limpiarán los eventuales hidrocarburos remanentes en la sentina y tanques de combustible, hasta la obtención del certificado libre de gases. 

Posteriormente, el buque será varado sobre el talud costero próximo al muelle, y desguazado completamente hasta la disposición final de la chatarra.

El Pescargen IV es un buque pesquero de arrastre de 64 metros de eslora, 9 metros de manga, 335 toneladas de porte bruto y 1.100 toneladas de desplazamiento a plena carga.

Actualmente, se encuentra en una posición de vuelta campana, con la popa parcialmente apoyada sobre el lecho y el resto del buque en flotación.